Los agentes hallaron algunas armas como un fusil Ak47 o dos pistolas semiautomáticas, entre otras. / efe
Publicidad

La Guardia Civil y la Policía Nacional localizaron en Málaga un importante arsenal de armas de guerra perteneciente al grupo criminal más peligroso de Holanda, desarticulado en octubre y que también contaba en Málaga con el mayor almacén de Europa de sustancias para elaborar drogas sintéticas.

Se trata, en este sentido, de la segunda fase de la operación Star/Bananero, en la que se aprehendieron más de seis toneladas de cocaína el pasado mes de octubre en un polígono industrial de Málaga y que conllevó la total desarticulación de la más peligrosa organización criminal holandesa asentada en la zona, informaron Policía y Guardia Civil ayer a los medios.

Las intervenciones llevadas a cabo ahora derivan del análisis de toda la documentación y dispositivos intervenidos a los detenidos en la fase inicial, así como del rastreo de todos los lugares que frecuentaban.

Garaje alquilado

El arsenal fue localizado en un garaje alquilado por uno de los investigados y, entre otras armas, los agentes hallaron un fusil Ak47, cinco subfusiles de asalto Skorpion, dos pistolas semiautomáticas, un revolver, cuatro granadas de mano, tres silenciadores y abundante munición, todas ellas escondidas en un coche, municionadas y listas para su uso.

Los agentes también intervinieron un total de 35 vehículos, la mayoría de ellos de alta gama, en los que se encontraron numerosos huecos y dobles fondos practicados con sofisticados sistemas hidráulicos que los hacían totalmente inapreciables.

Hallaron, asimismo, otras sustancias estupefacientes que los narcotraficantes no pudieron comercializar debido a su detención: cuatro kilogramos de MDMA, 1,2 kilogramos de cocaína, un kilo de hachís y 20.000 pastillas de éxtasis.

Previamente se localizó en Málaga en abril —según se informó ahora— el mayor almacén de Europa de sustancias precursoras para la elaboración de drogas sintéticas, con miles de kilogramos de productos químicos con los que se hubiesen podido producir más de 80 toneladas de MDMA, 45 toneladas de anfetamina y 25 millones de pastillas de éxtasis. Había 19.000 litros de ácido fórmico, 33.000 de formamida, más de 22 toneladas de sosa caústica y, por otro lado, una tonelada de APAA y casi seis toneladas de PMK.