Localizan al bebé de una víctima de trata dado en adopción ilegalmente

La banda se dedicaba a la explotación sexual de mujeres traídas de Paraguay • La madre vino a España embarazada de cuatro meses y el líder negoció la entrega del niño con una familia

126
En la operación policial fueron liberadas trece mujeres víctimas de trata y se detuvo a once personas.
Publicidad

La Policía Nacional localizó a un bebé recién nacido hijo de una mujer víctima de trata que estaba bajo el control de una organización criminal que operaba en Santiago de Compostela dedicada a la explotación sexual de mujeres procedentes de Paraguay.

Una de las víctimas acababa de dar a luz y la organización gestionó una adopción ilegal para que continuara ejerciendo la prostitución, informó ayer la Dirección General de la Policía en un comunicado.

En la operación fueron liberadas trece mujeres, diez de Paraguay, una de Nicaragua y otra de Colombia, en una operación llevada a cabo gracias a la cooperación y coordinación internacional con las autoridades de Paraguay, que detuvieron a once personas, ocho en España y tres en su país.

La investigación se inició tras la denuncia de una de las víctimas que indicó la existencia de una organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres procedentes de Paraguay en pisos de Santiago de Compostela, las cuales viajaban a España bajo promesas de trabajos muy bien remunerados en labores domésticas o cuidado de personas mayores.

Tras captarlas en Paraguay y convencerlas de que vinieran a España para poder ayudar a sus familias, eran trasladadas a Madrid y de allí a Santiago de Compostela para ejercer la prostitución, previa retirada del pasaporte y anuncio de que debían unos 10.000 euros a la organización.

Una de las víctimas llegó a España embarazada de cuatro meses y, en cuanto el líder de la organización se percató, negoció que una familia se hiciera cargo del menor en cuanto naciera, pero durante todo el embarazo siguió siendo explotada sexualmente.

A las once personas detenidas se les atribuyen presuntos delitos de pertenencia a grupo criminal, trata de seres humanos con fines de explotación sexual, tráfico de drogas, y alteración de la condición de menor y falsedad documental.

Los agentes policiales se incautaron en los registros efectuados en España y Paraguay de documentación con anotaciones esclarecedoras de las deudas contraídas por las víctimas, móviles, un arma de fuego, 1.795 euros, abundante material informático y dos vehículos.

El líder de la organización y su pareja permanecen en prisión provisional y el menor se encuentra tutelado por la Xunta de Galicia.