Las víctimas tenían prohibido salir del sótano de la vivienda que ese encuentra en la localidad malagueña. / europa press
Publicidad

Veintiuna personas fueron detenidas por la Policía Nacional como presuntas integrantes de una red criminal dedicada a la explotación sexual y laboral en Marbella (Málaga). En la operación policial se liberó a ocho mujeres, según un comunicado remitido ayer por la Policía Nacional.

Los líderes de la red eran un grupo familiar portugués y las mujeres, que tenían prohibido salir del sótano del chalé, eran explotadas sexualmente y laboralmente. Tras la identificación de todos los implicados se practicaron cuatro entradas y registros —tres domicilios particulares y el chalé mencionado— todos ellos en Marbella, donde además de droga, los agentes se incautaron de numerosas armas, ordenadores y documentación que acredita la actividad criminal.

El chalé funcionaba como un establecimiento público, con barra de bar y con funcionamiento 24 horas al día, pero ya fue clausurado cautelarmente y se bloquearon los bienes de la red tanto en España como en Portugal.

Llamada telefónica

La operación se inició gracias a una comunicación al teléfono de la trata, el 900105090, en la que se dio aviso de la situación de explotación sufrida por las víctimas.

Según las pesquisas, se pudo determinar que la red criminal contactaba con frecuencia con un individuo que le proporcionaba pequeñas cantidades de sustancias estupefacientes, como cocaína y MDMA, para ser distribuidas entre los clientes.

No obstante, esta labor de menudeo recaía en los encargados, personas de confianza de los cabecillas de la red que se quedaban a cargo del chalé y quienes, además, controlaban a las víctimas y cobraban los servicios sexuales que éstas realizaban.

La captación de las víctimas se producía en España que, en ocasiones, acudían de manera voluntaria al prostíbulo aunque en otras eran engañadas bajo una oferta de empleo en una “casa de masajes” y una vez allí les imponían un régimen de multas, jornadas agotadoras y de amenazas.