Antonio del Castillo, junto a familiares de asesinados en crímenes de especial crueldad, ayer en Sevilla.
Antonio del Castillo, junto a familiares de asesinados en crímenes de especial crueldad, ayer en Sevilla. / EFE
Publicidad

Familiares de diversos casos de crímenes con repercusión en la opinión pública se han reunido este viernes en Sevilla para apoyar con su presencia una campaña encabezada por Juan Carlos Quer, padre de la joven Diana Quer (desaparecida, y posteriormente asesinada, en Galicia en verano de 2016), consistente en la recogida física de firmas en contra de la derogación, según una proposición no de ley aprobada por el Pleno del Congreso de los Diputados, de la prisión permanente revisable, reforma incluida en el Código Penal por el Ejecutivo.

Estaban presentes, entre otros y al margen del propio Quer, el padre y abuelo de la sevillana Marta del Castillo, Antonio del Castillo y José Antonio Casanueva, y de la onubense Mari Luz Cortés, Juan José y Juan Cortés, así como la madre de Ruth y José (que perdieron la vida a manos de su padre, José Bretón), Ruth Ortiz, o Marianela Olmedo, madre de María, asesinada en Almonte (Huelva) en un caso en el que se ha juzgado a la pareja sentimental de la mujer con veredicto de no culpabilidad.

En declaraciones a los periodistas, Quer, cuya campaña en Internet ya cosechó dos millones y medio de apoyos ciudadanos en veinte días, confirmó que ha resuelto “dar un paso adelante” para, atendiendo a “decenas de miles de peticiones” de voluntarios para recoger firmas de personas mayores y otros que no pueden acceder a Internet, hacer una primera convocatoria en Sevilla, una ciudad “especialmente dañada por este tipo de tragedias”.

El padre de la joven Diana insistió en que detrás de la presencia de estos padres “no existe deseo de venganza”, sino, antes bien, el de “protección” de los propios hijos, “las personas más vulnerables de la sociedad”. Tras declarar que no es partidario de la cadena perpetua, sino de tener en cuenta los derechos de los encartados (donde entraría la garantía de revisión de la prisión permanente), elevó una reflexión a la clase política: “la vida de los seres inocentes no puede ser un caladero de votos”.

El 80% les apoya

“Que entiendan de una vez que ocho de cada diez españoles apoyan la no derogación de la prisión permanente revisable. Pasan todos los días casos en los que el cumplimiento íntegro de la condena no garantiza en modo alguno la salvaguarda de los derechos de los más inocentes”, dijo Quer, que apuesta, en un llamamiento que “no es de izquierdas, de derechas ni de centro”, por un modelo en el que la persona esté reinsertada, rehabilitada y en condiciones de no atentar contra la sociedad.

Antonio del Castillo, por su parte, incidió en la crítica a los políticos, “que deben tomar conciencia de que el 80 por ciento de ciudadanos quiere esta medida, que no tiene color ninguno”. “Que dejen ya de hablar de venganza, ningún padre de aquí se ha ido a por ningún inculpado. La ciudadanía sabe lo que quiere, son los políticos los que no están con el pueblo, que sabe que les puede pasar a ellos”, añadió.

“Vamos a seguir la lucha para que esta ley se mantenga y no le pase a nadie más”, dijo de su lado el abuelo de Marta, José Antonio Casanueva, que aseguró no desear a nadie lo sucedido a estas familias, “que sí que tenemos una cadena perpetua sin revisión”.