La periodista y escritora Reyes Monforte presentó ayer en Valencia su nuevo trabajo.
La periodista y escritora Reyes Monforte presentó ayer en Valencia su nuevo trabajo. / efe
Publicidad

La escritora Reyes Monforte vuelve a las librerías con la novela ‘La memoria de la lavanda’, una historia con una alta carga personal que explorar los sentimientos que se producen a raíz de la pérdida de un ser querido. La autora asegura que “la memoria, al principio, es algo que puede acentuar el dolor pero a la larga te permite seguir respirado y abrazar cierta esperanza para seguir adelante”.

Así lo expresó la periodista y escritora en una entrevista concedida con motivo de la presentación en Valencia de esta obra, protagonizada por Lena, una fotógrafa que reúne el valor necesario para cumplir la última voluntad de su marido fallecido: esparcir sus cenizas en los campos de lavanda del corazón de la Alcarria.

‘La memoria de la lavanda’ contiene “una carga personal un poco más marcada” que las novelas anteriores de Monforte, ya que, aunque la trama literaria “no tiene nada que ver” con ella, sí parte de la experiencia propia de cómo intentar gestionar el “tsunami de emociones” que se produce tras la muerte de un allegado.

El milagro

La novela llega más de cinco años después del fallecimiento del actor valenciano Pepe Sancho, quien fue pareja Reyes Monforte. “Desgraciadamente, no he tenido que documentarme”, aseveró la autora, que reconoció que necesitaba este tiempo para “madurar” la historia y crear una “biografía emocional” a los personajes.

Asimismo, manifestó que hablar de uno mismo es “algo más complicado” por lo que ha echado mano de la ficción como una suerte de “muleta o disfraz”.

El detonante que le dio la pieza final del puzle que le faltaba a ‘La memoria de la lavanda’ fue una visita que hizo invitada por unos amigos a los campos de Brihuega, conocida como la Provenza española. La belleza de la eclosión de esos terrenos llenos de la lavanda, una planta además que posee propiedades calmantes, le proporcionó el lugar donde ambientar la historia. “Lo llamamos el milagro de la lavanda”, aseguró entre risas.

Estos campos, que le recuerdan al Mediterráneo, le sirven para invitar a los lectores a “mirar un poco mas allá”. La novela es además “una llegada a la meta”. “En esta carrera de fondo he avanzado un poco más y esto que tenía como un muro muy alto lo he podido traspasar”, concluyó.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir