Las bases de BComú apoyan la permanencia de Colau junto al PSC

La alcaldesa de Barcelona recibe el aval del 71% de los consultados para mantenerse en el cargo con el respaldo de los ocho concejales socialistas y al menos tres del grupo de Valls

40
La alcaldesa de Barcelona en funciones, Ada Colau, durante su comparecencia para anunciar los resultados de la consulta. / efe
Publicidad

Las bases de Barcelona en Comú (BComú) han avalado este viernes con el 71,43 % de los votos que Ada Colau vuelva a ser alcaldesa gracias a un acuerdo con el PSC y los votos del expresidente francés Manuel Valls.

Así lo anunciaron en una rueda de prensa en la sede del partido el portavoz de la formación, Enric Bárcena, y la propia Colau, que informaron a la prensa de los resultados de las votaciones, en las que los partidarios de pactar con ERC para que el alcalde sea Ernest Maragall ha sumado el 28,57 %.

El resultado de la consulta allana el camino para que hoy Colau alcance los 21 votos que marcan la mayoría absoluta para ser reelegida alcaldesa de Barcelona, con el apoyo de los diez concejales de BComú, los ocho del PSC y al menos tres de los seis del grupo de Barcelona pel Canvi-Cs, que lidera Manuel Valls.

En la votación, que comenzó el jueves a las 11.45 horas y terminó en la tarde de ayer, han participado 4.042 de los 9.949 inscritos de BComú, lo que representa el 40,42 % de participación, según indicó Colau la mayor de la historia de este partido.

“Nuestra propuesta no era escoger entre ERC y el PSC, sino entre opciones de gobierno en las que una significaba la alcaldía y la otra no”, sostuvo la alcaldesa en funciones, quien admitió que la investidura a la que se someterá en la jornada de hoy no es “la que hubiera querido”, pero que la “fragmentación” del consistorio no deja otra opción.

En este sentido, aseguró no haber hablado recientemente con Valls, gracias a quien previsiblemente será elegida alcaldesa: “No nos gusta que dependa nuestra investidura de esos votos. No es una situación que nos guste ni nos hubiéramos imaginado jamás”, señaló.

Asimismo, aseguró que seguirá “tendiendo la mano” a ERC y que tiene la “seguridad y certeza” de haber hecho todo lo posible para conformar un tripartito con republicanos y socialistas que estos dos partidos no han querido.

Colau lamentó que ERC no haya consultado con sus bases la opción de apostar por un tripartito y afirmó que Maragall no se ha puesto en contacto con ella para ofrecerle compartir la alcaldía —dos años cada uno—, por lo que ha definido el ofrecimiento hecho ayer por el alcaldable de ERC como “un intento de incidir” en la consulta.

La alcaldesa en funciones admitió igualmente que la de hoy será “una investidura no sencilla que se produce en una situación de excepcionalidad” y llamó a “superar de una vez la política de bloques” y “las amenazas, líneas rojas y exclusiones”.