Las ayudas al cine, primer tema en la mesa de Barroso y Huerta

El actual presidente en funciones de la Academia ve respaldada su candidatura única con un apoyo histórico • El director reitera su idea de tender puentes a Netflix, HBO o Movistar

25
El nuevo presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, durante la rueda de prensa ofrecida ayer en Madrid.
El nuevo presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, durante la rueda de prensa ofrecida ayer en Madrid. / EFE
Publicidad

El nuevo presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, elegido ayer en unas elecciones en las que partía como único candidato, manifestó su deseo de reunirse esta semana con el nuevo ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, para pedirle que agilice la firma de la Orden Ministerial que modifica las ayudas al cine.

El nuevo presidente de la Academia de Cine anunció durante un encuentro con los medios, que tuvo lugar tras conocerse los resultados de estos comicios, en los que recibió el mayor respaldo de la historia de la institución, tal y como apuntó la Academia, que ya ha solicitado una reunión con Huerta, que espera que se produzca esta semana, en la que trasladará “varias cuestiones urgentes” para el sector cinematográfico.

En concreto, Barroso quiere plantear a Huerta la puesta en marcha de la orden ministerial que quedó “en puertas de su firma” en la etapa anterior, con Íñigo Méndez de Vigo como ministro, que, debido a los acontecimientos “no se ha podido firmar” y que, tal y como recalcó Barroso, “debe agilizar los rodajes que hay para el resto del año”. Esta orden aborda la modificación de varias cuestiones relativas a las ayudas al cine, como premiar a las películas con mayor peso de la mujer en puestos de responsabilidad.

A nivel general, Barroso trasladará a Huerta el “reconocimiento” del sector “como una industria estratégica que merece toda la atención y prioridad para el Gobierno” porque, tal y como defendió, “es una industria que sirve al Estado y no que se sirve de él”.

Además, Barroso reivindicó a todas las fuerzas políticas un “pacto sobre el cine para que quede fuera de la pelea política”, ya que la Academia incluye a “gente de todas las sensibilidades y todas las ideologías”. “El cine son sueños y es lenguaje emocional y de unidad, no un lenguaje que separe, debemos estar por encima de toda la lucha política”, manifestó.

Barroso, cuyo mandato tendrá una duración de cuatro años, fue elegido nuevo presidente de la Academia de Cine con 315 votos favorables y 31 en contra, el mayor apoyo en la historia de la Academia, según indicó la institución, por encima de los votos de su predecesora en el puesto, Yvonne Blake, que fue respaldada con el voto a favor de 193 socios y 50 en contra. Además, durante esta jornada se renovó a la mitad de la Junta Directiva, con un mandato vigente hasta 2022.

El nuevo presidente de la Academia afirmó que la institución “se tiene que adaptar a los tiempos”, en referencia a las nuevas formas de exhibición y de producción y a la importancia de las nuevas plataformas como Netflix, Movistar+ o HBO. Según señaló, la casa tiene la intención de “aglutinar, integrar y ser la vanguardia del cine español”.

Por ello, señaló que ante los nuevos tiempos, “la Academia tiene que ser un reflejo de lo que está ocurriendo en la calle”, como es el caso de las nuevas plataformas que, según sus palabras, “están propiciando no solo una nueva forma de producir cine sino de ver cine”. “La Academia quiere ser una parte activa”, manifestó.

Marcar la pauta

En este sentido, señaló que cuando habla de “refundar la Academia” se refiere a que debe ser “proactiva” y no “ir a remolque de lo que ocurre alrededor”, sino marcar “el pulso” de hacia dónde tiene que ir el cine o la creación audiovisual. “Abarcamos desde nuestros maestros, como Carlos Saura, que próximamente será homenajeado en la Academia, hasta los directores más alternativos”, dijo.

Preguntado por el IVA cultural, señaló que está contemplado en los Presupuestos, “a no ser que alguien los intente enmendar”, y esperan que pase al último trámite y que puedan decir que es acorde con el del entorno de España.

Además, destacó el “compromiso por parte de los exhibidores” en que repercuta en el precio de las entradas, por lo que “no iría a los beneficios del sector, sino al bolsillo de los espectadores”, que, en sus palabras, son los “aliados” del cine.

Por su parte, el productor Rafael Portela, elegido vicepresidente segundo, señaló que el trabajo en la Academia de Cine debe ser “como un rodaje”, en el que todos trabajan por “un bien común”. “Queremos trabajar duro, como en rodaje, con mucha planificación”, dijo.

Compartir