Publicidad

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela tomará declaración este domingo a Norbert Feher, exmilitar de origen serbio, que presuntamente ha matado a tres personas, dos de ellas guardias civiles, en el marco de la orden europea e internacional de detención emitida por las autoridades italianas al estar investigado por varios asesinatos, han informado fuentes jurídicas.

El fugitivo de Teruel, que se encuentra detenido en la Comandancia de dicha localidad, comparecerá ante la magistrada por videoconferencia y será informado de que Italia cursó dicha orden. Tal y como establece el procedimiento, la juez le preguntará si quiere ser entregado al país reclamante.

Las mismas fuentes apuntan que existe la posibilidad de que esta orden de detención quede en suspenso hasta que Feher cumpla la previsible condena que le impongan, cuando sea juzgado, por los hechos cometidos en la provincia aragonesa.

Norbert Feher, conocido en Italia como ‘Igor el ruso’ o ‘Igor Vaclavic’, fue arrestado esta madrugada por la Guardia Civil tras encontrarlo dormido a unos 200 metros de la furgoneta pickup con la que se accidentó tras fugarse al presuntamente asesinar a los guardias civiles Víctor Romero Pérez y Víctor Jesús Caballero Espinosa y al vecino de Andorra (Teruel) José Luis Iranzo. Diez días antes, el 5 de diciembre, hirió por disparos en Teruel a otros dos vecinos de la zona.

Paradero desconocido

‘Igor el ruso’ llevaba en paradero desconocido desde abril de 2017, cuando mató al dueño de un estanco en la localidad italiana de Budrio (de ahí su otro apodo, el ‘Rambo de Budrio’), donde también asesinó a Davide Fabri, un camarero. Se le atribuye además el asesinato de Valerio Verri, un guardia forestal, el 8 de abril en la localidad de Portomaggiore, según informa el diario ‘Il Corriere della Sera’.

Según fuentes policiales, Norbert Feher tiene al menos tres identidades: serbia, italiana y croata. La prensa de estos países ha ido informando de que se trata de un experto en el manejo de armas de fuego y en artes marciales.

En el momento de su detención portaba tres armas cortas, entre ellas las dos pistolas Beretta que arrebató a los guardias civiles de los equipo ROCA, encargados de robos en el medio rural, a los que presuntamente disparó tras personarse éstos en una casa de campo en la que habían detectado movimientos sospechosos.