La primera semana de julio se salda con 19 personas ahogadas

El último suceso ha ocurrido en una piscina de Xirivella (Valencia), donde rescataron a un hombre de 40 años al que se le practicó la reanimación cardiopulmonar sin suerte.

1

Especialmente trágico está siendo este inicio del mes de julio en lo que a muertes por ahogamiento se refiere en piscinas, playas o ríos de España. En tan solo una semana 19 personas, entre ellas ocho menores, han perdido la vida en el agua. El último fallecido fue un hombre de 40 años, que pereció en la piscina municipal de la localidad de Xirivella (Valencia) el pasado domingo. Los socorristas sacaron a la víctima del recinto y comenzaron a practicarle una reanimación cardiopulmonar hasta que llegó una unidad del Samu, que continuó con el proceso. Sin embargo, perdió la vida al poco tiempo.

Se trata de la tercera persona que fallece este verano ahogada en una piscina de la Comunidad Valenciana tras la muerte de un niño de cuatro años en un colegio privado en Godella y otro de seis años en un chalé de una urbanización de Monserrat.

A estas defunciones hay que sumarle otras tres en aguas gallegas, uno de ellos un pescador, de 37 años, que desapareció cuando se bañaba en el río Miño, un octogenario en la playa de Moiños, en Muxia y otro en La Coruña, un joven de 31 años, en la paya de Porto Son. La pasada semana en las piscinas municipales de Borja (Zaragoza), pereció también un menor de cuatro años, de nacionalidad marroquí, que junto a su hermano de seis se bañaba en el vaso de adultos. Al pequeño fallecido en la localidad maña se suman otros tres en diferentes provincias.

Un bebé de casi 24 meses cayó el pasado viernes a la piscina de su casa en Campotéjar Alto (Molina de Segura) y por la tarde los Bomberos rescataron el cuerpo sin vida de un menor de 12 años en el río Daró, en Gerona. También en la tarde del viernes un menor de ocho años fallecía en la piscina de Ortuella (Vizcaya).

Junto a estas cuatro tragedias este fin de semana, se registraron en poco más de 24 horas otros seis adultos, además de los tres fallecidos en Galicia.

En la playa de Las Canteras de Las Palmas de Gran Canaria perdía la vida un hombre de 45 años, otros dos perecían ahogados en Montgrí, en Gerona, y en Barbate, Cádiz, mientras que un joven de 18 años se ahogaba en el río Águeda, en Ciudad Rodrigo (Salamanca). Además, otros cuatro casos ocurrieron en la Pellisete de Roda de Barà (Tarragona) una mujer de 69 años y en el Puerto de Santa María (Cádiz) un hombre de 73 años.

Fuera de este fin de semana, el pasado jueves moría un anciano de 85 años al sufrir un paro cardiorrespiratorio mientras se bañaba en Cunit (Tarragona) y en la Barceloneta, a unos 20 metros de la orilla, otro hombre de 74 años fue rescatado inconsciente y, trasladado hasta el hospital, allí se certificó su muerte.

En total, 11 adultos han perdido la vida en el agua desde el inicio de julio y ocho niños han fallecido ahogados. A los cuatro pequeños muertos este fin de semana, se suman otros cuatro desde el 1 de julio. Con el deceso de estas 19 personas en lo que va de julio, son 65 las muertes por ahogamiento en 2013.

Más del 70 por ciento de los niños ahogados entre 2009 y 2010 no sabía nadar ni utilizaban flotador, según demostró un equipo de profesionales del Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona, tras estudiar la incidencia de los ahogamientos en los servicios de Urgencias pediátricas de 21 hospitales de toda España.

Así, entre los meses de junio y septiembre de esta época los centros participantes atendieron un total de 53 menores con síntomas de ahogamiento. El 64 por ciento eran niños y niñas menores de seis años, el 71,7 por ciento no sabía nadar y el 97 por ciento no llevaba flotador. Asimismo, los resultados desvelaron que en seis de cada 10 casos el menor se bañaba en una piscina privada y en ocho de cada 10, las personas que lo tenían a su cargo se habían ausentado. Dicho esto, los expertos destacaron la necesidad de que la población aprenda técnicas de auxilio porque las maniobras de reanimación son fundamental para la supervivencia.