La preocupación por el paro cae a su cota más baja desde 2010

Los que creen que la economía mejorará en 2015 ya superan a los pesimistas y crece el porcentaje de los que esperan encontrar empleo, según la encuesta del CIS.

0

La preocupación por el paro ha caído cuatro puntos en un mes y se anota su cota más baja de los últimos cuatro años, aunque continúa a la cabeza de los problemas nacionales según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de junio que, por contra, refleja un repunte de la inquietud que producen la corrupción -que aumenta tres puntos-, los políticos, la sanidad, y los problemas sociales en general.

El sondeo se basa en un total de 2.485 entrevistas personales y domiciliarias realizadas entre los días 2 y 12 de junio en 239 municipio de 46 provincias y tiene un margen de error de más/menos 2%.

Como viene ocurriendo ininterrumpidamente desde mayo de 2008, el desempleo sigue siendo el principal problema nacional y es citado en el 76,8 % de los cuestionarios, pero experimenta un descenso de cuatro puntos desde el mes anterior y se coloca en su cota más baja desde junio de 2010, cuando se quedó en 75,8 %.

Es decir, el mes pasado, coincidiendo con el arranque de verano, el porcentaje alcanzado por el desempleo se situó 7,3 puntos por debajo del 84,1 % de menciones que cosechó en mayo de 2012, cuando logró su récord de los últimos años.

Corrupción, sube

Mientras cae la percepción del paro como un problema, aumentan las menciones a la corrupción, que pasa del 35,7 % de citas de mayo, a un 38,8 %, y continúa en el segundo lugar del ranking.

El tercer puesto es, una vez más, para los problemas económicos, que sólo bajan dos décimas respecto al mes anterior y se quedan con un 28,4 % de menciones, casi empatados con el cuarto problema nacional, la clase política, que inquieta más que en mayo.

En concreto, las alusiones a los políticos en general como un problema nacional han subido casi dos puntos y medio en el último mes, alcanzando el 28 % de cuestionarios. Por su parte, el Gobierno y los partidos son vistos con inquietud en un 2,9 % de las encuestas.

El repunte de la inquietud por la corrupción y la clase política ha coincidido en el tiempo con el proceso sucesorio en la Corona y con las dimisiones en el equipo municipal del PP en el Ayuntamiento de Santiago de Compostela por la implicación de parte de sus miembros en el ‘caso Pokemon’.

También ha crecido el porcentaje de encuestas en los que se cita como un problema la sanidad, que sigue en quinto puesto, y aumenta casi un punto hasta el 11,5 %. Y más aún -en concreto 1,1 puntos- crecen las menciones a los problemas sociales en general, que suben al sexto puesto, con un 9 % de alusiones, dejando el séptimo para la educación que, coincidiendo con el fin del curso académico, baja hasta el 7,3 %.

La lista de problemas personales sigue encabezada por el paro (46,7%), seguido de los problemas económicos (27,3%), la sanidad (11,7%), la corrupción (11,3%), la clase política (9,7%) y la educación (8,1%).

Menos pesimismo económico

Con la vista puesta en junio de 2012, crecen los optimistas hasta su cota máxima de los últimos años, superando por primera vez en este periodo a los optimistas. En concreto, el 24,3% confía en que la economía mejorará en los próximos 12 meses, frente al 21,9% que hacía ese pronóstico en mayo. Por contra, un 21,1% augura que irá a peor, porcentaje que un mes antes se situaba en el 23,4%.

Además, el 73,8% de los entrevistados que aún conserva su empleo no teme perderlo en los próximos doce meses y cree «poco o nada probable» que eso suceda, algo que sí contempla el 15,2%.

De los que están en paro, el 58,6% considera que es «poco o nada probable» encontrar un empleo en un año -5,8 puntos menos que en mayo-, frente al 32,8% que confía en que es «muy o bastante probable» lograrlo. También en este apartado se pone de manifiesto que aumenta el optimismo, puesto que los que esperan colocarse pronto han crecido casi siete puntos en un mes.

En el plano político, la situación es «mala o muy mala» para el 76,2% y sólo «buena o no muy buena» para el 2%, el 34,9% cree que ahora es peor que hace un año, mientras que sólo el 4,8% considera que ha mejorado. Con la vista puesta en junio de 2015, el 23,7% cree que estará en peor situación, aunque se registra un 14% que opina lo contrario.