La Policía francesa arresta al jefe del ‘frente de los presos’ de ETA

David Pla, capturado en Hendaya y viejo conocido de los investigadores antiterroristas, era miembro del ‘aparato político’ y el líder de los abogados detenidos este pasado miércoles

Como fruto de la redada llevada a cabo el miércoles contra el entramado encargado de la comunicación entre los presos y la cúpula de ETA, la Policía francesa detuvo ayer en Hendaya a David Pla Martín, considerado el jefe de esa estructura política destinada a controlar al colectivo de reclusos y en cuyas filas se integraban varios abogados defensores de pistoleros que ahora están tras los barrotes. Dicha labor como encargado de la comisaría política de la organización asesina otorgaba a Pla un puesto destacado en la máxima dirección de la banda y, además, estaba encargado de dirigir Halboka, que en 2002 sustituyó al subaparato de makos y cuyos miembros prestaban ayuda a distintas estructuras de ETA.

El detenido, de 34 años, que fue apresado a primera hora de la mañana en la localidad del Departamento de Pirineos Atlánticos, nació en Pamplona y en la actualidad residía en territorio galo.

Veterano miembro de la organización terrorista, integró la organización juvenil Jarrai, en la que llegó a ser uno de sus responsables, y se presentó como candidato por Herri Batasuna en las elecciones municipales del año 1995, aunque no resultó elegido.

Al sentirse vigilado, huyó al país vecino y se convirtió en un terrorista de verdad.

En julio de 2000 fue detenido por en Zaragoza como integrante de un comando de liberados denominado Aragón, que acababa de entrar en España para la comisión de atentados. En julio de 2001 fue condenado a seis años de prisión por pertenencia a banda armada.

Había recibido instrucciones de Francisco Javier García Gaztelu Txapote para extender por toda España una infraestructura estable, consistente en pisos, vehículos y documentación falsa, a fin de que posteriormente fuera utilizada por los comandos operativos. Además, tenía órdenes para conseguir información sobre objetivos.

En agosto de 2006 fue puesto en libertad definitiva por cumplimiento de condena. Posteriormente, se trasladó nuevamente a Francia, donde comenzó sus actividades en el entorno de las organizaciones de apoyo a los presos.

En la actualidad, Interior le atribuye la gestión del entramado desarticulado el miércoles con la detención de tres abogados y siete colaboradores, y además se le sitúa en un lugar destacado dentro del aparato político.

Así se informó en una nota de prensa, que fue luego refrendada personalmente por el titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien confirmó que Pla era un «viejo conocido» de las Fuerzas de Seguridad y que llevaba siendo investigado «desde hacía tiempo».

En este sentido, el socialista indicó que se le atribuye en efecto la máxima responsabilidad del citado Halboka (siglas de Hornak Apurtuz Laster Borrokalariak Kalea -Rompiendo las paredes, pronto los luchadores a la calle -), del cual dependía la decena de arrestados en la redada del miércoles.

Los cometidos de tal organización, además de apoyo a otras ramas de ETA, como el seguimiento de las detenciones de miembros y colaboradores, eran gestionar todo lo referente al colectivo de presos, dinamizar a organizaciones del entorno de los asesinos relacionadas con los reclusos y familiares, la acogida de huidos en Francia, la planificación y apoyó de fugas de prisión y de los asuntos judiciales de la izquierda abertzale en general.

Pese a que Pla era el máximo encargado, Rubalcaba consideró que la operación está cerrada en España, pero no en el país galo, de modo que no se descartan nuevos arrestos. Al hilo, el ministro consideró que la redada es una buena demostración «de coordinación», ya que en ella han participado «prácticamente todas las fuerzas de seguridad implicadas». «Están la Policía y la Guardia Civil, la Policía Judicial francesa y está la unidad que dentro del Ministerio del Interior galo lleva las investigaciones sobre ETA», concluyó.

FuenteAGENCIAS  PARIS
Compartir