La pérdida de autónomos en España es seis veces mayor que en la UE

La consolidación de empresas familiares y la propia tradición hacen que turcos e italianos lideren el porcentaje de este tipo de empleados en comparación con los asalariados.

0

La situación comienza a hacerse insostenible. España está recortando su número de autónomos a un ritmo seis veces superior al de la UE, según denunció ayer la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA). En concreto, mientras que el Viejo Continente redujo su volumen de trabajadores por cuenta propia un 0,3% en el primer trimestre del año, el territorio nacional lo hizo en un 1,9%.

En términos absolutos, la UE de los 25 contó con 129.442 personas menos en este régimen hasta marzo y España un total de 64.135, siendo esta reducción la segunda más elevada de toda Europa, tras la de Turquía, país que perdió 283.800.

Según ATA, 13 de las 27 naciones analizadas en su informe registraron un crecimiento en el número de autónomos durante los tres primeros meses del ejercicio: Letonia (+8,5%), Bélgica (+6,1%), Eslovaquia (+5,2%) y Holanda (+3%), Polonia (+2,7%) coparon las primeras posiciones.

El resto de Estados experimentó descensos en su número de autónomos, que van desde el -8,4% de Estonia al -0,1% de Suecia. Grecia, por su parte, mantuvo prácticamente sin cambios su volumen de trabajadores por cuenta propia en el primer trimestre.

Del total de trabajadores ocupados en Europa, los autónomos representaban a 31 de marzo el 16,1%, frente al 18,1% que aparecían en España; un dato que dice bien a las claras la fuerza que tiene este colectivo. También superan la media comunitaria, entre otros, países como Grecia (30,2%), Turquía (28,9%), Italia (23,7%), Portugal (23%) y Rumania (20,2%). El menor porcentaje lo tiene Estonia, con un 7,5%.

El territorio nacional concentra el 8,5% del total de autónomos del continente, superado solo por Turquía (14,6%), Italia (14,3%), Alemania (11%) y Reino Unido (10%), naciones con mayor tradición histórica y consolidación de empresas familiares -amén de su espíritu emprendedor-, y figura por delante de Polonia (7,9%), Francia (6,8%) y Rumanía (4,8%).

«Mientras continuemos perdiendo empleados por cuenta propia a este fortísimo ritmo, vamos a tardar mucho más que nuestros vecinos en salir de la actual crisis. Por ello, en estos momentos es fundamental poner en marcha las medidas acordadas y apostar por el mantenimiento de la actividad económica y el mantenimiento del empleo como principal receta para salir de la crisis», subrayó el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Las perspectivas no son nada halagüeñas. De hecho, el pasado jueves, el presidente de la Confederación de Autónomos y Profesionales (Caype), Eliseo Calviño, consideró un «agravio comparativo» hacia la cobertura general por desempleo la propuesta del Gobierno central para establecer una prestación por cese de actividad para sus colegas en función del tiempo cotizado: «Sería una protección del trabajador al 50%».

Así, añadió que «el período de prestación para nosotros resultaría justo la mitad que para los asalariados por cuenta ajena y la escala de los períodos de cotización también sería la mitad», hecho que calificó de «injusto».