La mujer que lanzó a sus hijos por la ventana sufría un brote psicótico

La fiscal del caso solicita su ingreso en un centro de desintoxicación durante seis años

El Ministerio Público modificó sus conclusiones provisionales en la causa que se sigue contra la mujer acusada de sendos delitos de asesinato en grado de tentativa cometidos el 20 de abril de 2015 contra dos de sus hijos, de 16 meses y diez años, para pedir, en vez de pena de prisión, su ingreso en un centro de deshabituación de sustancias tóxicas durante seis años.

En las conclusiones elevadas a definitivas, que expuso durante la segunda sesión del juicio celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia de Toledo, la fiscal aseguró que estaba acreditado que la acusada arrojó por el balcón a dos de sus hijos aunque ella no lo recordase, pero asumió que estos hechos se produjeron “en el transcurso de un brote psicótico agudo” provocado por el consumo de marihuana —tal y como previamente defendieron los peritos— siendo “un milagro” que los menores no sufrieran heridas “muy graves”.

No obstante, esta parte sigue manteniendo la petición de pena de dos años contra la acusada por un delito de maltrato habitual en la mayor de sus hijas —que no estaba presente el día de los hechos— , y que se prohíba acercarse a ella a una distancia inferior a 500 metros y comunicarse con ella durante cinco años, al tener en cuenta que la declaración de la víctima “fue creíble” y que “no hay móviles que hagan dudar de que quiera perjudicar a su madre”.

“La intención de la acusada era un animo de matar, hubiese ocasionado la muerte, si no se produjo se debió a un milagro y no a la acción de la acusada”, indicó la responsable del Ministerio Público.

De su lado, la acusación particular, en representación del padre del niño pequeño, también modificó sus conclusiones provisionales, de tal forma que rebajó a seis los nueve años de prisión que solicitaba para la acusada por un delito de asesinato en grado de tentativa, al considerar que el episodio psicótico hacía que sus capacidades estuvieran vulneradas pero no anuladas y aplicar la eximente incompleta por consumo de drogas.

Esta parte sí cree que la acusada es responsable de un delito de asesinato en grado de tentativa con el agravante de parentesco, que a su juicio quedó acreditado por las propias declaraciones de los testigos y los fotogramas que se exhibieron durante el juicio, que evidencian que la acusada “empujó o lanzó a los niños por la ventana con el fin de acabar con su vida y afortunadamente no sufrieron heridas graves”, en lo que calificó como una “conducta de temeridad manifiesta”.

Sin embargo, y pese al argumento de que lo ocurrido se debió al “miedo” que sentía, la acusación particular reparó en el hecho de que la propia acusada, siguiendo con esa argumentación, no se hubiera dejado caer por la ventana y “con cuidado” como hizo tras lanzar a sus hijos. También se mostró convencida de que, pese al episodio psicótico sufrido por la acusada, esta era consciente de la comisión de los hechos que se le imputan.

FuenteEuropa Press  
Compartir