La morosidad de la banca se sitúa en el 10,1%, su menor nivel desde 2012

Los expertos advierten de que el miedo a otro periodo de recesión puede hacer repuntar de nuevo la tasa de mora y añadiría más dificultades a las entidades y el sistema financiero

0

La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas a particulares y empresas cayeron al 10,12% en diciembre, frente al 10,35% registrado el mes anterior, con lo que se ha establecido en su nivel más bajo desde julio de 2012 (9,86%), según reflejan los datos provisionales publicados ayer por el Banco de España. Esta tasa incluye el cambio metodológico en la clasificación de los Establecimientos Financieros de Crédito (EFC), que han dejado de ser considerados dentro de la categoría de entidades de crédito.

Así, la cifra total de créditos dudosos cayó en diciembre hasta los 134.327 millones de euros y se hundió hasta su nivel más bajo desde hace cuatro años (noviembre de 2011) y a un paso de romper este mínimo. En un año, los dudosos se vieron reducidos en 38.276 millones. Con ello, la morosidad de la banca se redujo en 3,48 puntos porcentuales respecto al máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se situó en el 13,6%.

La caída de la morosidad se produjo pese a que el crédito global del sector volvió a caer en el último mes de 2015. En concreto, disminuyó un 1,1% respecto a noviembre, hasta los 1,327 billones de euros, y registró un descenso interanual del 3,8%. Sin incluir los cambios metodológicos, la ratio de morosidad se colocaría en el 10,34% puesto que el saldo de crédito se reduciría hasta los 1,299 billones, una cifra inferior al 10,55% registrado el mes anterior.

Pese a todo, las entidades financieras aún mantienen sus provisiones y las redujeron en 4.194 millones, hasta los 79.525 millones de euros. En noviembre, este ‘colchón’ se situó en 83.719 millones. En ese sentido, el analista de XTB, Joaquín Robles, explicó que la caída de la morosidad acumula ya 18 meses consecutivos a la baja, lo que demuestra el esfuerzo de la banca para sanear sus balances de activos improductivos.

Eso sí Robles advirtió de que la caída el volumen total de créditos manifiesta las dificultades de familias y empresas para solicitar nuevos préstamos. Al respecto, subrayó el “poco interés” del sector bancario en ofrecer estos créditos ante la incertidumbre sobre un crecimiento sostenido. Para el analista de XTB, el próximo escenario puede ser “contradictorio”, ya que las nuevas medidas del BCE de seguir bajando los tipos de depósito pueden fomentar la fluidez del crédito. Si bien, el empeoramiento de la coyuntura económica y el miedo a una próxima recesión pueden romper la tendencia de la disminución de créditos dudosos y los créditos a particulares.

“Los datos en torno al 10% continúan siendo una bomba de relojería para las entidades y el sistema financiero si volviéramos a entrar en un periodo recesivo”, alertó Robles. En esa misma línea, recordó que en lo que va de año se ha sufrido una “fuerte corrección” en el sistema bancario, lo que otorga “mayor importancia” al dato de la morosidad.