La joven Arancha Quiroga será la presidenta del Parlamento vasco

La irundarra, diputada regional en las tres últimas legislaturas, de 36 años y un perfil conservador, es uno de los nuevos valores del PP y tendrá un papel decisivo en el futuro de la política en Euskadi

Una vez cerrado el pacto con los socialistas que permitirá a Patxi López proclamarse lehendakari, el PP vasco comenzó ayer a trabajar para que ese cambio que supondrá el desalojo del PNV y la llegada de los constitucionalistas sea palpable, no solo mediante nuevas políticas, sino también con la entrada de caras jóvenes al casi rancio escenario autonómico.

La primera protagonista del vuelco será Arancha Quiroga, cabeza de lista de los populares en Guipúzcoa y próxima presidenta del Parlamento regional, según confirmó ayer su jefe y líder de la formación, Antonio Basagoiti.

Antes de hacer pública la noticia, el propio dirigente de los conservadores vascos y su número dos, Iñaki Oyarzábal, habían informado a Mariano Rajoy, que conoció de primera mano los pormenores del acuerdo con el PSE y que felicitó a sus pupilos norteños por la «ejemplar» negociación que permitirá el fin del régimen nacionalista y que se ha llevado a cabo «defendiendo políticas, y no puestos».

En el encuentro, Basagoiti detalló a su jefe que el compromiso implica no solo la mencionada jefatura de las Cortes regionales, y, muy probablemente la Diputación alavesa, sino que se dotará de más medios a la Ertzaintza para que active su lucha contra ETA. Asimismo, se permitirá a los ciudadanos elegir la lengua en la que estudiarán sus hijos y se eliminará la exigencia de conocer el euskera para acceder a un empleo público. Un cambio radical de orientacíón ideológica de la televisión autonómica, EiTB, y el desarrollo del Estatuto de Guernica también se contemplan en el documento suscrito por PSE y PP.

La mayoría de dichas iniciativas se impulsarán desde el Parlamento de Vitoria, a cuyo frente estará Arancha Quiroga, una irundarra de 36 años, de talante bastante conservador -hace poco se pronunció en contra del uso del preservativo- y que encarna la imagen joven de la nueva hornada de dirigentes populares que, bajo el mando de Antonio Basagoiti, ha completado un relevo generacional en el partido.

Su carrera política comenzó hace tres lustros como concejala de su pueblo natal. Tres años después, en las autonómicas de 1998, fue elegida parlamentaria vasca por Guipúzcoa, cargo que ha mantenido durante las tres legislaturas. En esta última, Quiroga presidió la Comisión de Trabajo y Acción Social.

En su debe, cabe destacar que no domina el euskera, un requisito que los socialistas plantearon de inicio, pero que finalmente no se ha tenido en consideración.

Cae un grupo cercano a Segi que planeaba atacar el TAV

En un nuevo golpe al entorno próximo a ETA, la Policía Nacional detuvo la madrugada del lunes al martes en las localidades guipuzcoanas de Hernani y Urnieta a ocho integrantes de un grupo de kale borroka. Casi todos ellos podrían estar asimismo relacionados con la asociación ilegalizada Segi.

Además de debilitar la estructura logística de la organización criminal, las capturas de ayer han abortado, según explicó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, futuros ataques en las obras del Tren de Alta Vasca (TAV). «Éste es un grupo que tenía entre sus objetivos atentar contra el TAV y, por tanto, con su desmantelamiento hemos impedido actos de sabotaje contra esta infraestructura fundamental», explicó.

Ya en el ámbito judicial, cuatro empresarios vascos declararon ayer ante el juez Garzón como testigos en el marco del sumario que investiga el impuesto revolucionario y ofrecieron al magistrado detalles sobre los métodos de chantaje empleados por la banda. Cabe recordar que los cocineros Arzak y Subijana ya testificaron en la Audiencia que habían pagado 36.000 euros cada uno a los terroristas.

FuenteAgencias 
Compartir