La Fiscalía aprecia «indicios» para que siga la investigación a Bárcenas

La Policía Judicial confía en tener en unos días los resultados de las pruebas caligráficas realizadas al exsenador, si bien la jurisprudencia del Supremo rechaza las fotocopias.

0

A diferencia de su antecesor en el cargo, Cándido Conde Pumpido, que fue acusado de haber favorecido al Gabinete Zapatero, el actual fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, tiene claro que con el Gobierno, a pesar de que lo nombró, hay que ser justo. Así, Anticorrupción le solicitó ayer al PP datos sobre sus cuentas, en medio de la investigación abierta tras la publicación de los supuestos papeles manuscritos de Bárcenas en El País sobre una presunta contabilidad en B. No obstante, esto no es óbice para que se estime que haya que seguir investigándole.

Así se pronuncio el jurista: «Se ha pedido una documentación al Tribunal de Cuentas, al PP y a la Agencia Tributaria para corroborar los datos y una prueba pericial de la caligrafía». Además, quiso recalcar que, «con la mayor celeridad», se citaron a declarar al polémico extesorero y al exdiputado Jorge Trías, así como a Álvaro Lapuerta, que llevó las finanzas en Génova de 1993 a 2008.

Además, Torres-Dulce explicó que el «propósito del Ministerio Fiscal es realizar una investigación para declarar la posible existencia de hechos delictivos». «Estamos en la fase de investigación del Ministerio Fiscal, en la valoración de las pruebas», apostilló, para luego afirmar que hay «indicios» para continuar la investigación del caso Bárcenas hasta «el final», con el fin de aclarar la posible existencia de hechos delictivos. De hecho, el juez Ruz preguntó si el expolítico debería llevar una pulsera electrónica para no abandonar España.

Estas declaraciones se produjeron casi de forma simultánea a que Lapuerta negara la existencia de cuentas en B. Durante una hora y media de interrogatorio, el político le quitó toda veracidad a los documentos publicados por el rotativo madrileño.

Sobre la prueba caligráfica, el fiscal general del Estado indicó que la Justicia debe actuar con rapidez por no ser «imposiblemente rápida». A su juicio, no hay «nadie», «por el bien del propio Estado de Derecho», que no quiera que estos hechos se esclarezcan.

14 documentos

Eso sí, según fuentes jurídicas, el trabajo de los peritos que cotejan lo escrito el pasado miércoles por Bárcenas con las fotocopias de los 14 documentos entregados por El País, no podrán ofrecer un veredicto exacto al no disponer de los originales.

Se supone que tardarán unos días en llegar a una conclusión. Fuentes policiales explicaron que con la fotocopia sí se puede identificar si Bárcenas es o no su autor. Y es que, aunque un buen imitador intente suplantar la caligrafía del mismo, siempre hay una serie de movimientos en las letras que lo delatan, extremo que se puede averiguar sin que el papel tenga por qué ser original.

Sin embargo, el informe que salga sería una prueba dudosa en un juzgado, al estar basado en unas fotocopias. Jurisprudencia del Tribunal Supremo también desconfía, habiendo declarado que las mismas no pueden alcanzar el valor documental por no gozar de garantía alguna en cuanto a la probabilidad de manipulación de su contenido. Un auto del Alto Tribunal (2407/2005) niega el carácter de documento a las fotocopias, afirmando que, si no han sido rubricadas ni validadas bajo fe pública, «carecen de carácter de documentos». En otro escrito (1335/2005), se afirma que las fotocopias no pueden considerarse papeles públicos.