La familia Castillo comienza a buscar el cuerpo de Marta cerca de la zanja de Camas

Los allegados de la víctima inician el desbroce de la zona donde el asesino confeso habría indicado a su nueva novia que tiró los restos

0

Harta de la inoperancia de la Justicia, incapaz de averiguar siquiera el paradero de los restos mortales de Marta del Castillo, la familia de la menor sevillana desaparecida y presuntamente asesinada durante la noche del 24 al 25 de enero de 2009 ha decidido tomar la iniciativa y, al margen de las pesquisas oficiales para esclarecer el crimen, comenzó ayer la búsqueda de los restos mortales en una zona cercana a la zanja del pueblo sevillano de Camas donde ya se excavó anteriormente con resultado negativo.

La decisión, de «carácter personal» y que, en consecuencia, no responde a ninguna instrucción policial ni judicial, pretende explorar a fondo el lugar donde el asesino confeso de la chica, Miguel Carcaño, dijo a su última ex novia -siempre según declaró ella misma- que había depositado el cadáver después de que violara y acabara con la vida de la víctima en un piso de la capital hispalense.

En tal sentido, el tío de la joven desaparecida, Javier Casanueva, explicaba junto al lugar en el que comenzaron por la mañana las nuevas excavaciones, que la búsqueda se inició a primera hora, cuando el abuelo de Marta se desplazó junto con un grupo de voluntarios hasta una zona cercana a una zanja, situada en las inmediaciones del denominado Caño Ronco y por donde pasa una acequia.

Ante los numerosos periodistas congregados, Casanueva recordó que Rocío, ex novia del asesino confeso de su sobrina, declaró en su día ante el juez instructor que ésa fue la zona en la que Carcaño había depositado el cadáver.

A la vista de tal testimonio, todos los esfuerzos de los allegados se encaminan ahora a «limpiar la zona de maleza» para comprobar sobre el terreno si la versión ofrecida por la menor ante el magistrado es o no cierta.

Aunque la excavación no cuenta con el auspicio de las autoridades, el abuelo de la desaparecida insistió en que disponen de «con todos los permisos» pertinentes, de modo que, en el caso de que se localizara «algún indicio» que llevara a pensar que allí se encuentra sepultado el cuerpo de la joven, procederían a contratar a alguna empresa especializada, al objeto de remover la tierra y buscar con más profundidad.

Según añadió el tío de Marta, la zona donde ayer se comenzó a investigar «no es muy amplia», y explicó que, aunque en un principio las lluviosas condiciones climatológicas parecía que iban a impedir la realización de las tareas, finalmente sí resultaron posibles, aunque, recordó, por el momento, todo se limitará a desbrozar la zona para dejar el suelo al descubierto en busca de indicios del enterramiento.

Hay que recordar que José Antonio Casanueva ya había advertido en anteriores ocasiones de que, «según los vecinos de la localidad de Camas», en la fecha de la desaparición de Marta, en la zona que ahora se inspecciona se realizaban obras para soterrar una conducción de agua.