La carga de los ‘Mossos’ le cuesta el puesto a su jefe

Los universitarios se movilizarán hoy por las calles de Barcelona bajo la atenta mirada de la Policía catalana, inmersa en una crisis interna que ha provocado el cese de su director

1

La reforma docente que plantea el Plan Bolonia ha derivado en los últimos días en una guerra estudiantil contra las Fuerzas de Seguridad. Fruto de este conflicto, el máximo responsable de los Mossos d’Esquadra, Rafael Olmos, ha perdido su puesto de trabajo. Los disturbios del fin de semana en los que varias personas resultaron heridas en Barcelona por las cargas policiales están comenzando a tener graves consecuencias, y además, los estudiantes no tienen ninguna intención de poner fin a la batalla.

Los alumnos de los campus de la Ciudad Condal tienen una semana bastante ajetreada. Precisamente ayer, medio centenar de estudiantes contrarios al Plan Bolonia ocuparon la Facultad de Geografía e Historia en el barrio del Raval, y una treintena se encerraron en la Facultad de Derecho, en la Avenida Diagonal. La decisión de invadir una de la universidades se tomó la noche del martes en una asamblea celebrada en el campus en la que participaron unos 200 estudiantes, que también acordaron iniciar hoy una huelga de tres días. Para ello, han pensado en hacer piquetes informativos.

Los encierros se producen una semana después del desalojo del rectorado de la Universidad de Barcelona (UB), que estuvo ocupado durante cuatro meses, y que acabó en una batalla campal por las calles de la Ciudad Condal entre estudiantes y Mossos.

Además, la jornada del miércoles estuvo marcada por la hospitalización del alumno de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Tomàs Sayes, en huelga de hambre desde el 23 de febrero en protesta por la reforma docente, que fue ingresado para evitar un deterioro de su estado de salud.

El joven tuvo que ser trasladado en camilla hasta la ambulancia, ya que no tenía fuerzas suficientes para hacerlo por su propio pie y apenas podía hablar.

La herida abierta entre universitarios y Policía puede comenzar a sangrar durante el día de hoy. De hecho, los Mossos d’Esquadra advirtieron de que la manifestación de este jueves no está autorizada, ya que no se ha comunicado oficialmente, y de que en ella se prevé la infiltración de jóvenes violentos antisistema, aunque la movilización ha sido convocada por el Sindicat d’Estudiants del Països Catalans y la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes.

A pesar de que ambas entidades han hecho pública la concentración explicando su recorrido y horario -a partir de las 20,00 horas desde la plaza Universitat a la de Sant Jaume pasando por La Rambla-, no han informado debidamente a la Dirección General de la Policía de la Generalitat.

Tanto el Ayuntamiento de la ciudad como los Mossos no permiten que ninguna manifestación discurra por La Rambla y en el caso de mañana no piensan hacer una excepción, como reiteró el alcalde, Jordi Hereu.

De todas formas, el problema entre estudiantes y agentes solo es una tapadera, ya que se ha puesto de manifiesto la crisis política que atraviesa la Consellería de Interior en su relación con las Fuerzas de Seguridad catalanas. Al parecer, Joan Saura, titular de la cartera está a la espera de conocer el contenido definitivo del informe que ha encargado sobre los incidentes del pasado miércoles. El conseller comparecerá el martes en el Parlament para dar a conocer este análisis y anunciar la destitución del director de la Policía, Rafael Olmos.