La Audiencia de Palma suspende la imputación de la Infanta Cristina

La sala acepta los recursos y deja sin efecto la decisión del juez Castro al no apreciar conducta delictiva en el ‘caso Nóos’.

0

Como tantos otros días, la Infanta Doña Cristina salía ayer de su trabajo en la Fundación La Caixa andando, si bien ayer algo cambió: una sonrisa de oreja a oreja, dando muestra de una felicidad incontenible dada su actual situación. Y es que el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares acababa de dejar sin efecto su imputación en el caso Nóos -si bien deja las puertas abiertas a un posible encausamiento por fraude fiscal-, alegando en un auto que no hay «indicios vehementes» de que la mujer de Iñaki Urdangarín «conociera, se concertase ni participase activa u omisivamente en el presunto plan criminal urdido por su marido y por su socio Diego Torres».

En una resolución de 61 páginas, la Sala asevera que la conducta de la hija del Rey como vocal del polémico instituto no merece «reproche penal» al no vislumbrar su colaboración en una trama «tendente a cometer un fraude a la Administración» en virtud de los distintos convenios de colaboración suscritos entre la entidad y las comunidades valenciana y balear, «ni a través de ellos a apropiarse ilícitamente de fondos públicos».

Así, a juicio del tribunal presidido por el juez Diego Gómez-Reino, el hecho de que tanto Doña Cristina como el secretario personal de las Infantas, Carlos García Revenga, figuraran en un folleto ilustrativo de Nóos como miembros de su junta directiva «carece de trascendencia penal» para deducir por ello que incurrió en un delito de tráfico de influencias.

Asimismo, recalca que, para sostener que la Duquesa de Palma incurrió en éste, debería «haber ejercido presiones, directa o indirectamente, a través de la Casa Real, para influir en el órgano de contratación o en el funcionario que determinó la decisión de aquél». De hecho, la Audiencia estima que nada de ello consta en el auto del magistrado José Castro como tampoco en las actuaciones practicadas hasta el momento.

«Las anteriores circunstancias constituyen, efectivamente, en cierto modo, una influencia, pero no con el alcance típico» que se requiere para la comisión de esta infracción penal, incide la Sala al respecto, considerando que la presencia de ambos en un folleto informativo se entiende como «una especie de carta de recomendación o de presentación del Instituto Nóos ante posibles clientes y Administraciones públicas, pero en modo alguno nos hallaríamos en presencia de una influencia típicamente antijurídica».

Es más, al hilo de lo anterior, los magistrados subrayan que «es de todos conocido que una gran parte de fundaciones y de asociaciones, así como de consejos de administración de entidades privadas, cuentan entre sus miembros más distinguidos con personas de relevancia pública, y que, en algunos casos, han formado parte del Gobierno de la nación», sin que por ello se les atribuya un reproche penal, aseverando pese a ello cómo «en muchas ocasiones el papel de estas personas es de mera figuración o de acompañamiento a fin de otorgar a la entidad de una consideración, prestigio o influencia social que le favorezca a la hora de contratar».

Eso sí, la Audiencia Provincial, que exigió a la defensa de Diego Torres que entregue todos los mails sobre este asunto, espera que Castro justifique si incurrió Doña Cristina en un presunto fraude fiscal, para luego decidir si la imputa de nuevo por un posible delito contra la Hacienda Pública o de blanqueo de capitales. Sí que parece posible que la hija del Rey declare en calidad de testigo.

Además, en el auto se hacen públicas «serias dudas» de que para la organización de los eventos sobre turismo y deporte investigados en el caso Nóos fuese precisa la convocatoria de un concurso público por parte de la Administración.

La felicidad incontenida de la hermana.- Por encima de la institución que representan, los Borbón son una familia y, lógicamente, la noticia de la retirada de la imputación a Doña Cristina habrá sido motivo de satisfacción. No obstante, la Casa Real se limitó a expresar su «máximo respeto por las decisiones judiciales», al tiempo que el Príncipe Don Felipe evitó hacer comentarios y se limitó a saludar cuando se le preguntó por el tema. No así la más espontánea -y borbónica- de la familia, Doña Elena, que no pudo ocultar su inmensa felicidad por el auto por su hermana pequeña: «Estoy muy alegre».

Mucho más elocuente fue el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, que calificó de «magnífica noticia» la decisión del Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Palma «porque es una Infanta de España». Su compañera de partido, María Dolores de Cospedal, se limitó simplemente a mostrar su respeto por el auto, al igual que la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano.

Mientras, el abogado de Iñaki Urdangarín, Mario Pascual Vives, aseguró que, «de ninguna manera», el Rey Don Juan Carlos ha podido influir en la desimputación, al tiempo que confió en que se deje de investigar «indefinidamente» a la esposa de su cliente, deseo que también comparte la Audiencia Provincial de Palma.

Mientras las principales revistas del corazón intentan cambiar sus portadas con el, de momento, feliz desenlace, el letrado de la Infanta, Jesús María Silva, mostró su «satisfacción» por lo sucedido, al tiempo que añadió: «Si siempre se acatan las decisiones judiciales, cuando a uno le dan la razón es una alegría. Ahora hay que dejar que la Justicia haga su trabajo». Y es que se mostró contento de que el auto de la Audiencia recogiera «fragmentos» del recurso que hace semanas presentó.