La ANC buscará pactos para lograr el reto de la “mayoría cualificada”

El presidente de la plataforma espera reforzar la candidatura a través de acuerdos con partidos que apoyan el derecho a decidir como ‘sí que es pot’ y Unió de cara al futuro

0

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, consideró “asegurada” la mayoría absoluta de las fuerzas independentistas, Junts pel sí y CUP, en las elecciones del 27 de septiembre y situó como reto sumar una mayoría cualificada, superior a la absoluta, con los defensores del derecho a decidir: Catalunya sí que es pot y Unió.

Sánchez apuntó que “nadie” duda que la mayoría independentista estará por encima de los 68 diputados, donde está la mayoría absoluta, y que el segundo objetivo que debe plantearse es alcanzar la cualificada con las otras dos formaciones.

“Las mayorías cualificadas nos las jugamos en esta segunda anilla, la de las fuerzas no independentistas pero partidarias del derecho a decidir. Es el escenario que daría al Parlament un mandato inequívocamente soberanista e independentista” y garantizará que el proceso tenga un amplio apoyo social e institucional, exclamó.

En relación al bloque de PP, C’s y PSC, que renunciaron “inequívocamente” al derecho a decidir y son partidarios de mantener la relación actual con el resto de España, les ha desafiado a concretar el horizonte a partir del que podrán decir que han ganado los comicios.

“¿Con cuántos escaños podrán decirlo? No valdrá que con 40 escaños nos quieran hacer creen que han ganado las elecciones”, teniendo en cuenta que el Parlament tienen 135 escaños, advirtió.

Es más, se atrevió a afirmar que “no hay una mayoría alternativa a la soberanistas” el 27-S, tras dejar claro que no contempla que pierdan los independentistas y, en caso de que ocurra, asumirá la derrota.

Al preguntársele si cree que el PSC puede volver a la anilla de los defensores del derecho a decidir, recordó que hasta lo quitaron de su programa electoral, aunque ha añadido que no descarta que una parte vuelva a abrazarlo en función de las mayorías que se definan en Cataluña después del 27-S, siempre dependiendo del resultado electoral y de cumplir con las pretensiones.

También constató que unas elecciones se miden por mayorías parlamentarias, por lo que es factible ganar en escaños y no tener mayoría absoluta en votos. Este escenario, añadió, abre la posibilidad a no respetar la victoria de la lista más votada y que la suma así de otras candidaturas puedan desbancarla, lo que sería “legítimo y legal” porque, a su juicio, son las reglas de la democracia.

En relación al futuro de la ANC tras el 27-S, Sánchez garantizó que continuará hasta alcanzar los objetivos por los que nació, alegando que la sociedad civil deberá tener un rol muy importante en el proceso constituyente que se inicie y a la hora de “desbordar democráticamente las limitaciones” que el Estado imponga.

Según él, reforzar el desafío democrático desde la sociedad civil es la única manera de forzar un cambio pacífico y firme: “Nos gustaría hacerlo acompañando a las instituciones del país, cuando toque empujándolas y apoyándolas, aguantando el envite que pueda venir”. Además, reivindicó el papel que los ciudadanos deben jugar en el proceso constituyente y la futura Constitución.