La UE cree que España no cumplirá el déficit pese al mayor crecimiento

Bruselas calcula que la expansión del PIB en 2018 será del 2,9%, por el 2,6 anunciado en febrero, por el control de la crisis catalana • La subida de las pensiones no está estudiada

29
El comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la presentación de las previsiones.
El comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, durante la presentación de las previsiones. / EFE
Publicidad

La Comisión Europea cree que España cerrará este año con un déficit de las administraciones públicas equivalente al 2,6% del PIB, un porcentaje que es cuatro décimas superior al objetivo pactado —del 2,2%— a pesar de no haber incluido en la estimación la subida de las pensiones pactada entre el Gobierno y el PNV y del mayor crecimiento de la economía.

El Ejecutivo comunitario presentó ayer sus previsiones de primavera, en las que ha actualizado sus proyecciones macroeconómicas para todos los países de la eurozona. En ellas también eleva tres décimas su previsión de crecimiento de la economía española, hasta el 2,9%.

“Se espera que el déficit disminuya aún más. Sin embargo, las medidas incluidas en el borrador presupuestario presentado al Parlamento a principios de abril, en particular el recorte fiscal para personas con bajos ingresos, la subida de las pensiones mínimas y el aumento del 1,75% del sueldo para los empleados públicos, perjudicará el ritmo de reducción del déficit”, advierte Bruselas.

La Comisión Europea, por tanto, ha tenido en cuenta en sus previsiones —cuya fecha de corte es el 23 de abril— el acuerdo entre el Ejecutivo y Ciudadanos que incluye una rebaja del IRPF para las rentas más bajas y una subida de las pensiones mínimas y de viudedad. Además, el documento de Bruselas también tiene en cuenta un “incremento temporal” de la inversión pública fruto del rescate de las autopistas quebradas.

Pacto por las pensiones

Sin embargo, no ha estimado en las mismas el pacto alcanzado entre el Gobierno y PNV para subir todas las pensiones un 1,6% este año, con un coste adicional de 1.522 millones, según apunta el Gobierno en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas.

Para 2019, el Ejecutivo comunitario cree que el déficit encogerá hasta el 1,9% del PIB gracias al ciclo económico. Los riesgos fiscales, señala el texto, están relacionados con la “incertidumbre de la fortaleza de los ingresos fiscales” y en que se materialicen otros gastos relacionados, principalmente, con el rescate de las autopistas y con la compensación tras la sentencia del Supremo sobre la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL).

En cuanto al crecimiento de la economía española, la Comisión Europea se muestra más optimista que hace unos meses, cuando pronosticó que el incremento del PIB sería del 2,6%. En las previsiones presentadas ayer anticipa que el crecimiento ascenderá al 2,9%, tres décimas más.

En este sentido, Bruselas afirma que las consecuencias económicas de la crisis en Cataluña se han controlado y que el ritmo de crecimiento continuará “estable” en los próximos trimestres, dado que las medidas incluidas en el borrador presupuestario apoyarán el consumo privado.

El documento también eleva tres décimas la expansión económica prevista para 2019, que será del 2,4%. Esta desaceleración, explica Bruselas, se debe a una relajación del consumo privado ante un futuro incremento del ahorro de los hogares, un dato que en 2017 alcanzó “un mínimo histórico”.

Con respecto al desempleo, el Ejecutivo comunitario cree que se reducirá hasta el 15,3%, para después bajar del 14% un año después hasta el 13,8%. Por otro lado, pronostica que los salarios crecerán “gradualmente” a lo largo este año y el siguiente, tanto en el sector público como en el privado.

Eurozona

A nivel general, la Comisión Europea mantiene en el 2,3% su previsión de crecimiento en 2018 tanto para la eurozona como para la Unión Europea en su conjunto, el mismo porcentaje que pronosticó en febrero, aunque se reducirá hasta el 2% en ambas en 2019. “Europa sigue disfrutando de un crecimiento robusto que ha contribuido a situar la tasa de desempleo en su punto más bajo de los últimos diez años”, destacó Bruselas.