Varios periodistas muestran su indignación ante las puertas del Tribunal Supremo en Madrid.
Varios periodistas muestran su indignación ante las puertas del Tribunal Supremo en Madrid. / efe
Publicidad

Más de un centenar de periodistas y profesionales de la comunicación se concentraron ayer frente a la sede del Tribunal Supremo para reclamar su derecho al secreto profesional y denunciar el “insólito” ataque a la libertad de prensa después de los registros de las redacciones de Europa Press y el Diario de Mallorca en Baleares, incautando material profesional y personal de dos periodistas que investigan un caso de corrupción.

Con los teléfonos móviles en alto, “El secreto no se toca”, “Sin periodismo no hay democracia” o “Juez, respeta nuestro derecho” fueron algunas de las reclamaciones que se pudieron escuchar en la concentración, que tuvo lugar ayer en la Plaza de la Villa de París, en Madrid, con la persistencia del presidente ejecutivo de Europa Press, Asís Martín de Cabiedes, y del presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll, que edita el ‘Diario de Mallorca’.

En declaraciones a los numerosos medios de comunicación que dieron cobertura al acto, Javier Moll mostró su apoyo “al trabajo de los periodistas” y que “puedan realizar su labor sin el sobresalto que significan los tristes acontecimientos” vividos en los últimos días. “Es sencillamente una muestra de solidaridad con los periodistas y el trabajo de los mismos”, subrayó ante los medios.

Gravedad

Para el presidente de Prensa Ibérica, lo ocurrido esta semana en las redacciones de estos medios es “gravísimo” porque “se ataca el derecho del periodista de proteger sus fuentes, lo que es una manera de cercenar la posibilidad de informar de una manera libre y que sea eficiente para los receptores de esa información”.

En este sentido, el presidente ejecutivo de Europa Press, Asís Martín de Cabiedes, recordó que se ha presentado una querella criminal conjunta contra el juez que dictaminó la entrada en estos dos medios de comunicación. “Para nosotros es un acontecimiento extraordinariamente grave”, destacó Martín de Cabiedes.

“La situación de las personas que estaban en nuestra delegación en ese momento y cómo fueron atropelladas por la policía es absolutamente impresentable. La forma en que se le quitó el teléfono móvil, como arrancaron literalmente los ordenadores de las mesas y se los llevaron lo consideramos absolutamente inaceptable”, ha afirmado Martín de Cabiedes.

Asimismo, el presidente de Europa Press aseguró que Prensa Ibérica y la agencia que dirige no van “a escatimar esfuerzos” en llevar el caso en los tribunales “hasta el final”. “Es un atropello contra el ejercicio de la profesión periodística. Es absolutamente inaceptable e inasumible que un juez incaute materiales personales y profesionales de dos redactores”.