La policía intercepta un pesquero con 1.500 kilos de cocaína

La embarcación, sin pabellón, partió de Brasil con dirección a España y con la intención de trasvasar la carga de droga de gran pureza a otro barco que ya está identificado

75
Los 1.500 kilogramos de cocaína que fue interceptada por la policía han sido desembarcados en Las Palmas.
Publicidad

Una embarcación cargada con 1.500 kilos de cocaína fue interceptada en aguas internacionales cercanas a Canarias en una operación en la que fueron detenidos los siete marineros que se encontraban a bordo, según informa la Dirección General de la Policía.

Se trata de un barco pesquero sin pabellón que partió de Brasil con dirección a España, que fue abordado por el GEO de la Policía Nacional y que ayer llegó a puerto en las Palmas de Gran Canaria. Los 1.500 kilogramos de cocaína de gran pureza iban a ser trasvasados a otro barco que ya está identificado.

Así lo aseguró a los periodistas el jefe de Grupo de Respuesta Especial para el Crimen Organizado (Greco) de la Policía Nacional en Galicia, Emilio Rodríguez, quien precisó que la aprehensión de este alijo y la detención de los siete ocupantes del barco, todos de nacionalidad brasileña, fue posible por una investigación iniciada hace meses por el Juzgado número 4 de Vigo.

Las pesquisas desarrolladas por las policías española, brasileña, portuguesa y británica en torno a este grupo criminal, con el que colaboraba un equipo gallego, encargado del transporte de la droga, permitió determinar que el objetivo era introducir la sustancia estupefaciente en España, aseguró el inspector jefe.

El barco apresado, que iba con una vía de agua y se encontraba visiblemente deteriorado, había partido de Brasil, y su tripulación “conocía el fin de su viaje”.

Abordaje

Rodríguez informó de que la Armada y el Ejército del Aire colaboraron en la localización y abordaje del barco apresado entre Canarias y Cabo Verde, concretamente a unas 700 millas (casi 1.300 kilómetros) del archipiélago español, en una operación que no culminó, ya que especialistas del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas de la Policía (GOIT) inspeccionarán ahora la embarcación en busca de más droga.

De igual forma, aseguró que los investigadores ya pudieron identificar el barco al que estaba a punto de ser trasvasada la droga, de ahí que las pesquisas continúen abiertas, ya que se pretende abordarlo.

Preguntado por el valor que esta cocaína pudiera haber alcanzado en el mercado, Rodríguez dijo que esta cuestión es difícil de precisar, ya que su pureza, de entre el 80 y el 90 %, baja al 30 o al 20 % cuando llega al consumidor final, una vez cortada.

No obstante, dijo que, a ese nivel de pureza, el kilo de cocaína se vende en la actualidad a un precio que oscila entre los 28.000 y los 30.000 euros.