El acusado, de 39 años y orgien venezolano, carece de antecedentes penales.
El acusado, de 39 años y orgien venezolano, carece de antecedentes penales. / E.P.
Publicidad

La Policía Nacional de Madrid detuvo el domingo a un hombre venezolano de 39 años acusado de retener y abusar sexualmente de una niña madrileña de 13 años que conoció a través del chat de un videojuego y a los que alertaron en un garaje, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Según estas mismas fuentes, la niña llevaba cinco meses chateando con el hombre a través de un chat de un videojuego. La familia denunció su desaparición el sábado porque no había vuelto a casa durante todo el día y no conseguían localizarla.

Los agentes pudieron encontrarla en el garaje de la vivienda del hombre y procedieron a su detención y liberaron a la menor. El supuesto autor, que carece de antecedentes, ha sido acusado de detención ilegal, abuso sexual e inducción para el abandono del domicilio paterno.

En declaraciones a la cadena de televisión autonómica de Madrid, la madre de la menor expuso que el hombre la montó en el coche y que le puso un pañuelo, diciéndole que no tuviera miedo. Una vez que llegaron al garaje, salieron del vehículo y fueron a comprar “manzanas y leche”, para después subir al piso de este hombre.

“Le comió la cabeza”

La madre de la niña señaló que su hija jugaba habitualmente con sus primos a la videoconsola pero que, “poco a poco” se fue separando de la familia y aislándose.

“Le comió la cabeza y decidieron marcharse. Él se hacía pasar por un chaval de su edad, y mi hija le dijo que tenía 13 años y él dijo: ‘yo soy un poco mayor, tengo 17’. A los meses le dijo que tenía 26 y ya cuando el último mes que ya la tiene preparada le dice que tiene 39, aunque yo deduzco que tenía 42”, explicó la progenitora.

Al ser preguntada por cómo se encuentra la niña, la madre reconoció que está “aturdida y nerviosa y con mucho miedo”. “Doy gracias a Dios que se ha quedado en un susto, aunque esto nos va a llevar mucho tiempo para salir adelante. No se lo deseo ni a mi peor enemigo”, lamentó.

Por su parte, la víctima explicó que, efectivamente, conoció al acusado a través del servicio de mensajería instantáneo de un videojuego al que habitualmente jugaba en casa.

Después de entablar conversación y, a pesar de tener cierto miedo, accedió a verse con el ahora detenido, con el acabó en su casa.

La menor también relató uno de los episodios que sufrió en casa del acusado. Así, relató que de lo único que se acuerda es que tenía sensación de somnolencia y que, mientras él se estaba duchando, ella se quedó encerrada en una habitación de la casa.

Minutos más tarde, la joven recuerda que el hombre acudió donde ella se encontraba y que aprovechó su situación de debilidad para realizarle tocamientos de carácter sexual. Además, se despertó junto a él en la cama.