La Guardia Civil
La Guardia Civil
Publicidad

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de San Javier, en funciones de guardia, acordó en la jornada de ayer el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para la acusada de matar a su marido el pasado jueves en la localidad murciana de San Pedro del Pinatar. En esta línea, la acusada está siendo investigada por un delito de homicidio.

La mujer fue detenida el pasado jueves por la tarde por presuntamente haber matado a su marido de una puñalada en el transcurso de una riña familiar en su domicilio de San Pedro del Pinatar. Tras pasar durante el día de ayer a disposición judicial, finalmente se decidió su ingreso en prisión sin fianza.

La detenida, que había presentado una denuncia previa contra el ahora fallecido, fue detenida por la Guardia Civil como autora de un delito de homicidio, según la Benemérita, que no ha podido desvelar más detalles del suceso o de los implicados porque la investigación continúa abierta.

El servicio de Emergencias 112 recibía, en torno a las 13.58 horas, la llamada de la mujer, que decía haber apuñalado a su pareja después de que él, de 32 años, intentara pegarle en su domicilio.

Al lugar acudían varias patrullas de Emergencias que, pese a los incansables esfuerzos, no evitaron el fallecimiento del joven.

El diario murciano ‘La Verdad’ publicaba ayer una posible versión de los hechos y es que, a pesar de que inicialmente parece que la presunta homicida actuó en defensa propia, podría haber sido una muerte accidental.

Según refiere la publicación murciana, el Instituto Armado habría averiguado que la acusado no habría recibido ningún ataque por parte de su marido y tampoco parecía existir riesgo del mismo.

Parece ser, que en realidad la acusada, de 29 años y nacionalidad ecuatoriana, habría acuchillado a la víctima cuando él intentaba evitar que ella misma pudiera autolesionarse con un cuchillo.

Esta hipótesis que baraja la investigación realizada por la Benemérita podría justificarse en que el matrimonio había estado separado durante varios meses. No obstante, estaban tratando de retomar su relación amorosa.

Teléfono móvil

Habría sido en este transcurso cuando la presunta homicida habría sospechado de que su esposo estaría teniendo contacto con otras mujeres, ya que le habría visto material en su móvil que le hicieron dudar. Posiblemente, según las fuentes de la investigación con las que ‘La Verdad’ ha tenido contacto, ese podría haber sido el detonante de una gran discusión entre ambos.

Así, la mujer habría sufrido un fuerte ataque de celos, hasta el punto de haber entrado en la cocina de la vivienda para coger un cuchillo y amenazar con cortarse las venas.

Poco tiempo antes, la víctima, dudosa de como podría acabar la situación, había activado la cámara de su teléfono móvil. Como quiera que la investigada se había dado cuenta de la circunstancia, y siempre según la teoría de los investigadores, le lanzó unas premonitorias palabras diciéndole algo así como “ahora vas a grabar algo bueno de verdad”.

Entonces, y tras verla a ella hacer un gesto que la llevaba a autolesionarse, el ahora fallecido trató de impedir que se hiciera daño. Momento en el cual recibió una sola puñalada a la altura del cuello mortal de necesidad, que acabó con su vida casi en el acto.

El Instituto Armado decidió enviar el teléfono móvil de la víctima a un equipo especializado de Valencia para recuperar la grabación e investigar posibles imágenes que esclarezcan el homicidio.