La madre de la víctima de la violación afirma que su hija ha tenido miedo

En su declaración como testigo, la madre relató que su hija tenía miedo de los acusados, sobre todo de Bryan Andrés y Marco Antonio, y afirma que la han seguido en el municipio

73
Llegada al juzgado de uno de los acusados por la violación a una joven.
Publicidad

La madre de la víctima de la presunta agresión múltiple de Manresa (Barcelona) testificó ayer ante la Sección 22 de la Audiencia de Barcelona y explicó que tras los hechos, que se remontan al 29 de octubre de 2016, su hija ha tenido “miedo a todo”.

En su declaración como testigo ante el tribunal que juzga a siete acusados (seis por presuntamente abusar sexualmente de la menor y otro por omisión), la madre relató que la menor tenía “mucho miedo” de los acusados, especialmente de Bryan Andrés M.C., y de Marco Antonio R.T.

“Se cree que la van a matar. A Marco mi hija le tiene pánico”, dijo la madre, que aseguró que a su hija, tras denunciar la supuesta violación en grupo durante una fiesta en una fábrica abandonada de Manresa, la han seguido en el municipio.

Corroboró que ha necesitado y sigue necesitando ayuda psicológica, y dijo que su hija le relató que recordaba cómo la forzaron al menos Maikel P.T, Bryan Andrés M.C., y Yordanis de J.C.

La tía de la niña, a quien vio la mañana siguiente de los hechos, relató cómo la menor llegó a su casa sin ropa interior y con unos pantalones manchados de sangre, y que en un principio no recordaba nada y que fue tras recibir llamadas de uno de los acusados y de la principal testigo que empezó a recordar algunos detalles.

Uno de los menores presentes en la fiesta confirmó que Bryan Andrés M. C. le obligó a mentir para que no fuera implicado en los hechos, y afirmó que fue amenazado por él para emitir una declaración falsa, y que incluso sufrió dos veces insultos y amenazas antes del juicio.

Detalló que este acusado le citó en su portal y le dijo lo que tenía que decir a los Mossos d’Esquadra, en concreto, que había ido a la fiesta con su novia, y que le dijo una frase que posteriormente supo que era una amenaza de muerte —que le daría ‘pal piso’— a lo que inicialmente hizo caso, pero después rectificó.

En cambio, la testigo que supuestamente tenía que hacerse pasar por su novia, que también declaró ayer, aseguró que con Bryan Andrés M.C. eran solo amigos, pero aseguró que los acusados estuvieron en todo momento con ella en la fiesta y que no vio cometer ningún acto sexual con la víctima.

Solo admitió que en un momento vino a buscarla la mejor amiga de la víctima asegurando que la estaban violando, pero que al ir al sitio —que describe como unos matorrales y no una caseta— ella les dijo que estaba bien y la vio vestida: “Yo la vi feliz, bien”.

Asimismo, aseguró que “sería imposible” que los acusados hubieran establecido un sistema por turnos para forzar a la víctima, y negó que se exhibiera una pistola.

Pistola

El instructor de las diligencias de los Mossos d’Esquadra confirmó que a Bryan Andrés M.C. le intervinieron una pistola de aire comprimido en un cajón de su habitación el día de su detención, y que además al analizar los teléfonos hallaron una foto de él con el arma.

El juicio no podrá quedar visto para sentencia hasta el 16 de septiembre porque queda pendiente interrogar a los peritos que analizaron las muestras de ADN del caso, antes de que las defensas y acusaciones puedan exponer las conclusiones definitivas, y saberse si Fiscalía modifica su calificación del delito, y sus informes.