El expresidente catalán, Carles Puigdemont, reside en Berlín desde su salida de la prisión alemana.
El expresidente catalán, Carles Puigdemont, reside en Berlín desde su salida de la prisión alemana. / efe
Publicidad

El Tribunal Regional de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, consideró ayer procedente la entrega del expresidente catalán Carles Puigdemont a España por malversación de fondos públicos, pero rechazó el cargo de rebelión.

La extradición se hará efectiva una vez que sea aprobada por la Fiscalía General de este ‘land’ que, en un comunicado, indicó que tomará una decisión al respecto en breve. Entretanto, el tribunal resolvió además que Puigdemont siga en libertad.

“En el caso de Carles Puigdemont, se considera admisible la entrega por el delito de malversación de dinero público pero se considera inadmisible la entrega por rebelión. Carles Puigdemont seguirá estando en libertad”, reza el comunicado emitido por el Tribunal Superior de la región de Schleswig-Holstein.

Con esta decisión, los jueces cumplen con la petición de la Fiscalía General regional aunque solo en parte. El Ministerio Público, siguiendo la euroorden dictada por el Tribunal Supremo español, había solicitado a principios de junio por segunda vez tanto el reingreso en prisión del político separatista como su extradición a España.

Recurso en Alemania

La Justicia española reclama a Puigdemont por los actos violentos acontecidos durante el referéndum independentista del 1 de octubre de 2017 en Cataluña, considerado como ilegal. Por ello procesó al líder catalán por rebelión y malversación de fondos públicos en relación con su plan de proclamar una república independiente.

En su auto, el tribunal regional alemán señala, sin embargo, que los actos que se le imputan al expresidente catalán no se corresponden en Alemania ni con el delito de rebelión ni con el de perturbación del orden publico.

Los enfrentamientos en España no alcanzaron la dimensión de violencia tal y como está contemplada en el delito de la alta traición recogido por el derecho alemán, añade el tribunal, que además descarta la culpabilidad por perturbación del orden público porque Puigdemont sólo tenía la intención de que se celebrase el referéndum. No fue un “instigador intelectual” de los actos violentos, indica el escrito.

El abogado del expresidente de la Generalitat, Jaume Alonso-Cuevillas, explicó que prevén recurrir al Tribunal Constitucional alemán la decisión del Tribunal de Schleswig-Holstein.

Cuevillas valoró la decisión “de 8 sobre 10 porque el cargo más grave que había era el de rebelión”, porque a su entender es evidente que no ha habido violencia y así lo ha descartado el tribunal regional.

El abogado puntualizó que, antes de acudir al Constitucional, deberán hacer un recurso de reforma para agotar la vía interna, que es un trámite, y acudirán al alto tribunal por “la falta de garantías para un juicio justo” y, respecto a la malversación, porque la argumentación sobre este posible delito tiene contradicciones, en sus palabras.

Cuevillas explicó que ahora está en discusión si Alemania permite finalmente la entrega de Puigdemont para que sea juzgado en España por malversación y aseveró que creen que puede ser “una denegación en dos etapas”.