La juez ordena el ingreso en prisión para el doble asesino de Aranjuez

El marido de una de las asesinadas fue detenido por conducción temeraria en los juzgados

70
Imagen del portal del edificio donde sucedió el tiroteo, custodiado por agentes de la policía local.
Publicidad

La juez de Instrucción número 3 de Aranjuez decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Juan Mendoza Jiménez, conocido como ‘Juanín’, por dos delitos de asesinato consumado, una tentativa y tenencia ilícita de armas.

El ingreso en prisión se decreta tras la comparecencia judicial del acusado una vez que fue puesto a disposición de los juzgados. Sobre el arrestado pesan las imputaciones iniciales de la supuesta comisión de dos delitos de asesinato consumado, un delito de asesinato intentado y un delito de tenencia ilícita de armas.

No obstante, esta calificación penal es provisional y podría modificarse según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial.

La magistrada del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Aranjuez era la que se encontraba de guardia en el momento de los hechos y, por tanto, la que abrió las diligencias previas y dirigirá la investigación. Tras concluir la declaración, se le trasladó al recinto penitenciario Madrid III, en la localidad de Valdemoro.

A su llegada a las dependencias judiciales, fue increpado por decenas de familiares de las mujeres fallecidas, quienes le insultaron y amenazado de muerte.

El hombre disparó el domingo por la noche desde la ventana de su casa a varios familiares, matando a dos cuñadas e hiriendo en una pierna a su exsuegra. Ésta última se encuentra ya fuera de peligro y permanece ingresada en el Hospital 12 de Octubre.

Altercado

Para evitar altercados, agentes de la Policía Nacional estuvieron desplegados en la zona dentro de un amplio dispositivo preventivo. Se vivieron momentos de tensión cuando los agentes tuvieron que intervenir después de observar cómo un coche llegaba a gran velocidad por unos de los laterales de las vallas que rodean los juzgados.

Tras aparcar bruscamente, un hombre salió del vehículo y fue reducido inmediatamente pese a su resistencia por los antidisturbios. Al parecer, es el marido de una de las fallecidas. Custodiado por varios agentes, el hombre fue introducido a los juzgados tras su detención por un delito de conducción temeraria.

Tras el cordón policial, también se pudieron ver escenas de rabia y frustración por parte del viudo de otras de las fallecidas, que a su llegada le increpó al grito de “pueril, mis hijas se quedan sin su madre”. “Ellas no tienen la culpa”, gritó entre sollozos. Otros familiares le amenazaron con vengarse y matarle en la cárcel.