El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el encuentro con el nuevo líder del PP, Pablo Casado.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el encuentro con el nuevo líder del PP, Pablo Casado. / efe
Publicidad

El presidente del PP, Pablo Casado, subrayó ayer, tras casi tres horas de reunión con el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que liderará “una oposición firme” y defensora los intereses del país porque, según dijo, no ha visto “un proyecto para España” por parte del Gobierno. “En la moción de censura no hubo un proyecto para España y todavía o lo he visto, ni lo hubo en la moción ni lo he oído desde el Gobierno”, afirmó en rueda de prensa desde la sala de prensa del Palacio de la Moncloa.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó ayer que pidió al presidente del PP, Pablo Casado, “una oposición responsable y leal en cuestiones de Estado” porque “el objetivo común debe ser avanzar por España”. Así lo señaló el propio Sánchez en su cuenta de Twitter, tras casi tres horas de conversación con Casado en el Palacio de la Moncloa. Esos asuntos de Estado, según dijo, son la migración, la política europea, la violencia de género o infraestructuras. Sánchez no mencionó la situación en Cataluña, un asunto en el que, según habían avanzado fuentes de Moncloa y del PSOE, el Gobierno también espera del PP una oposición tan leal y responsable como la que ejercieron los socialistas con Mariano Rajoy.

Asimismo, Casado hizo hincapié en lo “inédito” de la situación actual, en la que el Gobierno solo tiene 84 escaños y el partido de oposición es mayoritario en Congreso y Senado, y recalcó que los partidos que acordaron la moción de censura ahora no pueden “hilvanar” ningún pacto para “hacer nada positivo”, ni aprobar ni ninguna medida legislativa.

El Gobierno había avanzado que Sánchez tenía intención de pedirle a Casado una oposición leal y responsable y acuerdos sobre inmigración, Cataluña, política europea, violencia de género e infraestructuras, pero Casado cree que en la situación actual “el foco no está en lo que el PP sea capaz de acordar sino en qué la estabilidad parlamentaria tiene el PSOE”.

También recordó que Mariano Rajoy había ofrecido al PSOE varios pactos de Estado sobre violencia de género, educación, pensiones, financiación autonómica y unidad de España, y que los socialistas no quisieron acordar ni sobre pensiones ni sobre educación.
“En cuestiones de Estado que sean buenas para todos podremos seguir hablando pero eso es compatible con la oposición sea firme”, dijo. Casado habló desde la sala desde la que se informó de los acuerdos del Consejo de Ministros y donde hoy comparecerá Pedro Sánchez.

Según fuentes de Moncloa, eso ha sido una deferencia y un gesto con Casado, cederle la sala de los asuntos de Estado cuando se le ha pedido una oposición de Estado.

Insultos

Asimismo, el presidente del PP dejó claro ayer que aunque le “insulten” desde el PSOE o incluso desde el Gobierno por su discurso en materia migratoria no lo va a cambiar porque su actitud en esta materia no se puede equiparar con la “xenofobia” sino que responde a la “responsabilidad” con la que, a su juicio, hay que afrontar esta cuestión.

A Casado se le preguntó cómo había sido su intercambio de impresiones de Sánchez sobre el fenómeno migratorio después de que tanto la vicepresidenta Carmen Calvo como algunos dirigentes socialista le hayan acusado de estar cercano a los discursos xenófobos de algunos mandatarios de la derecha europea. Casado explicó que ha defendido ante Sánchez una “inmigración responsable” y sacó pecho por la gestión que hicieron de la misma los Gobiernos de José María Aznar y de Mariano Rajoy que, dijo, demostraron que era posible una “inmigración ordenada y legal”. “Recibimos a cinco millones de personas sin que se produjera ningún conflicto social y en los últimos años la cooperación con Marruecos permitía el control de las fronteras”, dijo, recalcando que se producían acuerdos en origen para que los que venían lo hicieran con contratos para trabajar.

“Eso no es xenofobia, sino responsabilidad”, recalcó el líder del PP, para quien si sería xenófobo ver bien que haya miles de africanos extorsionados y esclavizados por las mafias.