Aspecto de una zona de Ribera d’Ebre afectada por el incendio iniciado el pasado miércoles y controlado el domingo.
Publicidad

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, rebajó a 5.050 hectáreas la superficie quemada por el incendio de La Ribera d’Ebre (Tarragona), ya que el análisis desde el aire del perímetro reveló que hay partes no afectadas, una cifra que “se terminará de confirmar en las próximas horas, ha dicho en rueda de prensa este lunes.

“Hemos hablado de 6.000 o 6.500 hectáreas, pero ahora podemos confirmar que estamos en unas 5.050. Hemos salvado 15.000 hectáreas de los bosques catalanes”, y agradeció el trabajo, talento y esfuerzo de todos los equipos de emergencia que participaron en la extinción.

Buch añadió que, durante los trabajos para apagar el incendio de La Ribera d’Ebre, se produjeron 11 incendios más simultáneos —la mayoría agrícolas—, y que entre el 23 y el 30 de junio se declararon un total de 728 incendios en Catalunya: “Estamos en un momento crítico”, subrayó.

Dijo que los Bombers de la Generalitat dieron por controlado el incendio a las 22.24 horas de este domingo, por lo que se ordenó que los efectivos desplazados vuelvan a sus bases “escalonadamente”.

Buch afirmó que el Sistema d’Emergències Mèdiques (Sem) atendió a un total de 30 personas, y también dijo que los desalojados de viviendas de fuera del perímetro podrán volver a sus casas, mientras que los que están dentro de él están a la espera que lo notifique Bombers de la Generalitat.

El Meteocat también prevé una nueva ola de calor para esta semana, aunque no tendrá la misma intensidad que la actual: “El estrés hídrico se agravará. Necesitamos la colaboración y concienciación de los catalanes. Estamos en un momento crítico, y debemos velar por nuestros bosques y por la autoprotección”.

riesgo

El responsable de la sala central de Bombers, Jordi Bosch, alertó del riesgo de simultaneidad: “No tendremos suficiente con los recursos que tenemos. Será complicado si se declara un nuevo fuego porque se nos puede desbordar el sistema”, y dijo que la situación les obligaría a pedir colaboraciones.

La directora de Protección Civil, Isabel Ferrer, destacó el trabajo de coordinación impresionante que se llevó a cabo, especialmente entre cuerpos de Tarragona, Lleida y Terres de l’Ebre, y dijo que “aún les queda mucho trabajo por hacer en los municipios afectados para atender a los afectados”.