La Fiscalía rechaza la recusación de Marchena tras el mensaje de Cosidó

El Ministerio Público recalca que el escrito que presentaron los líderes del Procés no tiene datos objetivos que vinculen al magistrado del Supremo con el Partido Popular

22

La Fiscalía registró un escrito ante el Tribunal Supremo en el que interesa la inadmisión “a límine”, es decir, directa y sin más trámite, de la recusación del presidente de la Sala Segunda, Manuel Machena, que presentaron los encausados en el ‘procés’ Oriol Junqueras, Raúl Romeva, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Tull para apartarle del caso del ‘procés’.

El escrito, de 22 páginas y difundido ayer, la Fiscalía afirma que “el incidente de recusación es extremadamente parco en argumentos” y pretende apartar a Marchena basándose en una supuesta vinculación con el PP “sin ningún dato objetivo sobre la conducta o disposición del Magistrado que permita fundar alguna sospecha”.

El objetivo de este incidente, según la Fiscalía, no es otro que el de “alterar la composición del Tribunal legalmente constituido y conseguir un Tribunal a la carta para este proceso penal, con el propósito de retrasar la celebración del juicio oral”.

En concreto, los líderes soberanistas solicitaron que se apartase al magistrado después de que se filtrase un mensaje de ‘whatsapp’ que el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, envió al resto de senadores afirmando que designar a Marchena como presidente del Tribunal Supremo les permitiría controlar la Sala Segunda “desde atrás”.

En relación con estos mensajes, el escrito señaló que “no puede hacerse depender del albur de un tercero que expresa o da publicidad a su propia opinión y expectativas individuales que constituyen no un hecho sino un juicio de inferencia, la facultad de sustituir ‘ad libitum’ la composición de un Tribunal”.

“Esto no solo equivaldría a la posibilidad de castigar al juez por el juicio de valor gratuito y frívolo de alguien interesado en la recusación, sino la posibilidad de configurar a capricho la composición del Tribunal”.

El escrito, que firman los fiscales Fidel Cadena y Consuelo Madrigal, incide en que “ni siquiera existe constancia y prueba sobre la veracidad o autenticidad” del objeto del comentario que el ‘whatsapp’ de Cosidó transmite.

Se trataba de explicar en el ámbito de un partido político el contexto que había justificado la elección anticipada de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), señalan los fiscales sobre los mensajes de Cosidó.

Tranquilidad

Asimismo, explicaron que en dicho contexto político los señalados por el portavoz popular en el Senado “parece inspirar tranquilidad a los correligionarios y presentar el pacto acordado para la designación de vocales del Consejo como favorable”. Presumir que ello deviene en “comportamientos ad futurum o afinidades presumidas en las “personas designadas, etiquetadas con absoluta frivolidad”, nada tiene que ver con la realidad objetiva.

Aseguraron asimismo los fiscales que “no existe dato alguno” ni tampoco lo mencionan los recusantes para atribuir al Partido Popular, no personado en la causa del ‘procés’ independentista ningún interés en la causa “fuera de la acción de la Justicia”. De hecho, el escrito se refiere también a la nota que Marchena hizo pública con las razones personales de la renuncia, “favorablemente acogida en la generalidad de la opinión pública como un acto de generosa defensa de la imagen de independencia judicial, junto con el sacrificio personal que la renuncia comporta, evidencian por sí mismas, el alto nivel de honestidad ética e intelectual” del magistrado.