La jueza y portavoz del Tribunal Regional Superior, Frauke Holmer, informa sobre los procedimientos del caso.
La jueza y portavoz del Tribunal Regional Superior, Frauke Holmer, informa sobre los procedimientos del caso. / Efe
Publicidad

La Fiscalía General del land alemán de Schleswig-Holstein solicitó ayer que el expresidente catalán Carles Puigdemont sea extraditado a España por los delitos de rebelión y malversación de fondos, en un comunicado en el que también pidió que continúe en prisión al existir “riesgo de fuga”.

La petición fue presentada ayer ante el Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein, la región del norte de Alemania donde Puigdemont se encuentra detenido desde el 25 de marzo.

La Fiscalía estima que la euroorden presentada por las autoridades españolas tiene validez y que los delitos de rebelión y malversación tienen equivalentes en el Código Penal alemán.

En el caso de la rebelión, el Ministerio Público señaló que la acusación se sustenta en la celebración de un referéndum contrario a la ley y que se llevó a cabo a sabiendas de que podía desencadenar incidentes violentos. Asimismo, aprovechó para recordar que las autoridades españolas han denunciado la utilización de dinero público para la celebración de dicho referéndum.

Proceso ágil

Con todo, el Tribunal Regional Superior de la región de Schleswig-Holstein espera determinar en “un par de días” el futuro del expresident.

“Tras un exhaustivo análisis de la orden de detención europea del Tribunal Supremo de Madrid del 23 de marzo de 2018, la Fiscalía General ha tomado la decisión de presentar una pertinente solicitud de extradición”, argumentó el Ministerio Público en la nota entregada ayer al tribunal.

En el caso de la rebelión, argumentado en base a la convocatoria de un referéndum contrario a la ley y “a pesar de que se esperaban altercados violentos”, equivaldría en Alemania al delito de alta traición. “No es necesaria una coincidencia palabra por palabra entre los reglamentos alemanes y españoles”, precisó la Fiscalía.

La Fiscalía ya había avanzado que adoptaría una posición sobre este caso después de los festivos de Semana Santa —en Alemania fue festivo también el lunes— y ahora corresponde al tribunal analizar dicha petición y la documentación enviada desde España.

El expresidente catalán, entretanto, seguirá en la prisión de Neumünster a la espera de conocer su futuro. “Puigdemont se queda por ahora en la cárcel”, anunció la fiscal Wiebke Hoffelner en un comunicado, después de que se alertase del riesgo de fuga.

La portavoz de la corte Frauke Holmer ha negado que exista un plazo determinado para fallar. “No les puedo decir cuánto va a durar”, afirmó, aunque sí que apuntó que todo quedará resuelto, en principio, en “un par de días”.