El director del Museo del Prado, Miguel Falomir, lleva poco más de un año en el cargo.
El director del Museo del Prado, Miguel Falomir, lleva poco más de un año en el cargo. / e.p.
Publicidad

El director del Museo del Prado, Miguel Falomir, asegura que la compra de obras de arte contemporáneo es “algo que excede las posibilidades” de la pinacoteca española debido a los precios actuales del mercado.

“Tras la reordenación de colecciones ya no hay ningún tipo de cortapisas y en teoría el Museo del Prado podría coleccionar Miró y el Reina Sofía un Velázquez, pero eso es algo que no vamos a hacer. Es tan caro que, francamente, excede nuestras posibilidades”, señala Falomir, descartando esta posibilidad. “Es algo que no nos planteamos ni remotamente”, indica.

No obstante, esta limitación en la adquisición de obras actuales no supone que el museo cierre la puerta a artistas contemporáneos. “No podemos renunciar a nuevas lecturas y aproximaciones de nuestras colecciones, pero el modo más lógico para que entre es a través del departamento de Educación, y así lo he encargado”, señala, destacando que ya barajan nombres para futuros proyectos.

Balance positivo

Con un año y pocos meses en el cargo, Falomir reconoce hacer un balance “positivo”, a pesar de no haber logrado ciertas cosas que le hubieran “gustado hacer”. Precisamente, el pasado martes 10 de julio se conocía que el museo cerraba el ejercicio 2017 con un balance positivo de 3,3 millones, el primer resultado favorable en cinco años.

El aumento de la financiación estatal fue uno de los objetivos de Falomir desde su llegada, si bien ahora tendrá un nuevo interlocutor en el Ministerio de Cultura y Deporte. Tras el cambio de Gobierno, prefiere dar por cerrada esa etapa: “Lo que tuve que decir sobre eso, lo dije en su momento y ahora hay otro Gobierno”, ha señalado.

Así, se muestra optimista con la llegada de José Guirao a la cartera de Cultura, siendo además “la primera vez que un ministro del sector viene de los museos”. “Tiene conocimiento y sensibilidad especial sobre el mundo de los museos: no hay que contarle nada y sabe perfectamente qué es el Prado”, defiende.

En cualquier caso, se muestra cauto sobre la puesta en marcha de una Ley de Mecenazgo que el propio ministro ha reconocido tener entre sus prioridades. “Hace tanto tiempo que se viene prometiendo que espero que esta vez sea así, pero no se puede gestionar una institución cultural pensando en una ley que no existe”, lamenta Falomir.

Mientras el presupuesto para la celebración del Bicentenario “ya está cubierto”, está abierta la financiación para el Salón de Reinos. De los 40 millones de euros previstos para un proyecto de cuatro años, el museo “contempla la posibilidad” de asumir una cuarta parte de los gastos —y el resto a través de aportación estatal—.