Publicidad

El portavoz de JxCAT, Eduard Pujol, aseguró ayer que las conversaciones para formar Gobierno en Cataluña serán “a fuego lento” y apuntó que los primeros objetivos son “la restitución de la Presidencia y el Govern”, con Carles Puigdemont al frente, y lograr “la rectificación del Estado”. Además, ha asegurado que los independentistas no darán “pasos atrás” y serán “tozudos” a la hora de construir “un país mejor”, pero no con las “herramientas actuales”.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, Pujol manifestó que Puigdemont “es un presidente que cumple con su palabra y lo ha demostrado”.

“Es una figura que ha cumplido aquello que ha dicho que había y la gente también ha entendido la fórmula del exilio porque el presidente de Cataluña no puede estar en prisión. En prisión pueden estar aquellos que han hecho mal a la sociedad y aquellos que no han hecho bien su función de servidor público, pero no por la arbitrariedad del Estado. Los electores han entendido el por qué de la decisión de Puigdemont”, ha indicado.

El portavoz de JxCAT afirmó que “ha sido una Navidad terrible en Cataluña” por los encarcelamientos del líderes independentistas, como el del líder de ERC, Oriol Junqueras. “En la mayoría de mesas que se han reunido esta Navidad la conversación ha estado marcada por la tristeza y la sensación de que no estábamos todos”, indico.

Por ello, reclamó la excarcelación “inmediata” de Junqueras, del exconseller Joaquim Forn y de Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. “Son unos generadores de civismo durante años y no hacen nada en prisión”, manifestó. A su juicio, “el Estado sabe que su arbitrariedad no es tolerable”. “Y esperemos que en las próximas horas se pueda poner fin a esta prisión absolutamente injusta”, subrayó el político.

Eduard Pujol destacó que se ha “generado miedo para ver si la gente decidía marcharse en silencio a su casa”, pero recordó que la ciudadanía no ha reaccionado así, “sino que decide participar con civismo y con tranquilidad del juego democrático”. “Confío en que llegará el diálogo, y la política servirá para poner fin a toda esta situación porque no se puede mantener más en el tiempo”, ha explicado.

A fuego lento

Pujol señaló que no se marcarán calendarios para formar nuevo Gobierno. “Las conversaciones las vamos hacer a fuego lento o sin ninguna prisa para hacer las cosas bien, para huir de los calendarios que en la anterior legislatura nos impusimos, seguramente de buena fe, pero resultó una presión excesiva”, ha manifestado.

Por este motivo, dijo que, en esta ocasión, se pretende dar tiempo para que “la política entre en juego con toda su fuerza”. “No es una cuestión de pasos atrás o adelante, sino de que, cuando llegues al río, pases el puente. La primera obligación que tenemos es la restitución de la Presidencia, del Gobierno y la rectificación por parte del Estado”, indicó Pujol.

Tras señalar que “éstos son los primeros objetivos”, ha dicho que no se puede ir “más allá” si no se consiguen “esos objetivos iniciales” porque “es muy elemental”.
“Hemos ganado las elecciones, el bloque es fuerte, estamos conjurados para hacerlo bien, pero lo primero que tenemos que hacer es llegar a la constitución del nuevo Gobierno, habiendo abierto la puerta al diálogo y a la política, y es el mensaje inequívoco de Puigdemont el viernes pasado en Bruselas y el mensaje inequívoco de Junts per Catalunya durante todas estas semanas”, indicó el independentista.

El portavoz del JxCAT explicó que no se moverán del “diálogo y la política”. “Es a donde queremos llegar y, a partir de aquí, construir este país mejor que hemos prometido a los catalanes y lo vamos a conseguir. Con las herramientas en el marco actual todo esto es imposible. Las herramientas actuales no dan para construir un mejor país, pero lo vamos a hacer con toda la tranquilidad del mundo y también con toda la tozudez del mundo. No vamos a dar pasos atrás, vamos a dar pasos hacia este futuro compartido que nos merecemos. Es que nos merecemos un país mejor”, apuntó.

No obstante, insistó en que hay que “tener, primero, a Carles Puigdemont como president”. “Si no llegamos a este punto, los debates son estériles”, zanjó.

FuenteEuropa Press
Compartir