Juzgan a la mujer que se tiró por la ventana con dos de sus hijos

La acusada consumía hachís de forma habitual y se encontraba en tratamiento psicológico

2

La mujer acusada de sendos delitos de asesinato en grado de tentativa cometidos en Recas (Toledo) el 20 de abril de 2015 contra dos de sus hijos, de 16 meses y diez años, aseguró que no recuerda haberlos tirado por la ventana, aunque admitió llorando, cuando le mostraron fotos de ese día ejecutando la acción, que era ella la que aparecía en las imágenes.

Durante la primera sesión del juicio oral que se sigue en la Sección Segunda de la Audiencia de Toledo, la mujer —acusada también por el Ministerio Público de un delito de maltrato a otra de sus hijas, de 13 años— , tampoco recordaba haberse tirado ella misma por la ventana, ni si después de arrojar al niño tiró a la niña, aunque sí que ese día había consumido hachís.

La acusada refirió que, aunque consumía esta sustancia desde hacía dos años, al principio ese consumo era esporádico pero desde que estaba con esta última pareja era “diario” y podía llegar a unos “doce porros” al día. Luego señaló que el consumo de sustancias tóxicas se incrementó desde que se separó del padre de su hijo pequeño “porque estaba preocupada, nerviosa” y no tenía comida en casa ni “nada”.

También relató que acudía al psicólogo desde que en el mes de enero su última pareja sentimental y padre de su hijo menor se marchó, porque eso “le afectó”. En esa época “tenía sensación de miedo”, porque desde hacía una semana o dos antes de los hechos oía “ruidos detrás de la puerta”, tocaban al timbre “y no aparecía nadie”, señaló la acusada.

Además, declaró que la relación con sus hijos era buena y que a su hija mayor —que no estaba ese día en la vivienda— no la había agredido ni la había amenazado de muerte.

Durante la sesión declaró un guardia civil que acudió al lugar de los hechos alertado por un posible quebrantamiento de condena, pero que al llegar se encontró “a un vecino que decía que una mujer había tirado a un niño desde un primer piso”. Una vez allí, vieron a una mujer que llevaba un niño con un fuerte golpe en la cabeza, a otra persona que había grabado un vídeo y a la acusada en una ventana “pegando gritos, leyendo un libro rojo y versículos del Corán, con una niña al lado”.

La acusada, según el guardia civil, agarró a la niña de la cintura, la apoyó en el poyato de la ventana y, cuando fueron a hablar con ella para que depusiera su actitud, “la señora lanzó” a la menor, yendo los agentes junto con dos vecinos a auxiliarla mientras llegaban los recursos sanitarios. La mujer, según explicó, estaba en un “estado alterado nervioso” y “muy acelerada” y cuando se acercaron a hablar con ella “se dejó resbalar y caer” también.

También prestaron declaración varios vecinos de la acusada, que relataron los hechos ocurridos ese día, en el que la mujer empezó a tirar cosas a la calle, antes de arrojar a los niños y de “descolgarse” ella misma. Según indicaron, el niño pequeño no perdió el conocimiento tras la caída y la niña reaccionó poco a poco y les reconoció.