Juzgan a una mujer por asesinar a su bebé recién nacido tras dar a luz

160

Un jurado popular juzga desde este lunes a una mujer acusada de dar a luz en la bañera de su casa tras ocultar el embarazo a sus familiares, apuñalar al bebé recién nacido y deshacerse del cuerpo en una bolsa que arrojó a un contenedor. El juicio por estos hechos, que tuvieron lugar en Alcoy en agosto de 2014, se celebra a puerta cerrada en la Audiencia de Alicante y se prolongará hasta el próximo jueves.

La Fiscalía solicita una pena de 20 años de prisión por un asesinato con el agravante de parentesco, según el escrito de conclusiones provisionales del ministerio público en el que se explica que el 6 de agosto de 2014 la acusada “comenzó a tener fuertes contracciones propias de su estado de embarazada”, estado que la acusada “había tratado de ocultar a todo su entorno familiar”.

Estando sola en la vivienda, continúa el escrito de conclusiones de la Fiscalía, y tras informarse en internet y “con sus propios conocimientos” dado que cursaba primero de auxiliar de Enfermería, “se fue al cuarto de baño, se metió en la bañera y tras ponerse en cuclillas, dio a luz a un varón vivo”.

Así, según el relato del ministerio público, tras dar a luz la acusada fue a la cocina, cogió un cuchillo, volvió al baño y, “con la clara intención de acabar con la vida de su hijo recién nacido y aprovechándose de la clara imposibilidad de defensa por parte del niño”, se lo clavó.

Posteriormente, la procesada, “sin comprobar si el niño todavía estaba vivo o no” lo metió en una bolsa de plástico junto con la placenta y el cordón umbilical, y ésta a su vez en otra bolsa de pienso para perros a la que añadió basura “para camuflar y disimular la bolsa con el cuerpo del niño”. El fiscal sostiene que la acusada limpió los restos de sangre, se cambió de ropa y bajó a la calle a tirar la bolsa con el cuerpo del niño a un contenedor de basura.

Según continúa el relato del ministerio público, el suceso se descubrió cuando la hermana de la procesada, “al ver sangre” en su pierna “y tras preguntarle si estaba bien”, la acusada le contestó que era de la menstruación, pero su hermana “logró convencerla para que fueran a urgencias” del hospital Virgen de los Lirios de Alcoy.

En el centro médico, “tras los análisis pertinentes y ser reconocida por el ginecólogo de guardia”, quien observó que “la sangre y las heridas que tenía eran propias de haber dado a luz”, preguntó a la acusada dónde estaba el recién nacido, “negando la misma que hubiera dado a luz”, por lo que los facultativos avisaron a la Policía y la procesada acabó confesando los hechos a los agentes, quienes hallaron el cuerpo sin vida.