El jurado halla culpable a Nogueira y descarta el daño cerebral

El grupo de personas encargado de deliberar acerca del crimen de Pioz considera que el acusado es responsable de matar y descuartizar a sus tíos y primos de manera intencionada

27
El autor confeso de la muerte de sus tíos en Pioz, Patrick Nogueira, durante la celebración del juicio.
El autor confeso de la muerte de sus tíos en Pioz, Patrick Nogueira, durante la celebración del juicio. / EFE
Publicidad

El jurado popular encargado de juzgar en la Audiencia Provincial de Guadalajara el cuádruple crimen de Pioz en agosto de 2016 condenó culpable a Patrick Nogueira de las muertes de sus tíos y de los dos hijos de estos, de 1 y 4 años.

Tras prácticamente dos días de deliberación, pasadas las 20.00 horas de ayer, los nueve miembros del jurado popular trasladaron que consideraban a Nogueira culpable de “haber dado muerte” a los cuatro miembros de la familia “intencionadamente”.

La deliberación comenzó en la mañana de este viernes y el jurado le entregó a la magistrada el acta del veredicto, aunque esta se lo devolvió por “falta de motivación” en algunas de las respuestas del objeto del mismo, por lo que los miembros del jurado tuvieron que volver a deliberar durante la jornada de ayer.

A pesar de que aún no existe sentencia firme, el veredicto abre la puerta a la prisión permanente revisable que defendían las acusaciones y el Ministerio Fiscal para dos de las muertes.

El jurado consideró también que Nogueira tenía conservada la capacidad cognitiva de discernir en el momento de cometer los hechos, y que “lo hizo porque quería hacerlo” como lo ratifican los propios informes y también los WhatsApp a Marvin, pruebas a las que el jurado le ha otorgado un valor importante.

Plenamente consciente

De igual manera, considera que Nogueira era plenamente consciente cuando cometió los hechos y no actuó de manera impulsiva, a pesar de la anomalía cerebral detectada en el PET-TAC, que no interfirió en su capacidad de discernir.

En todo caso, el jurado, por unanimidad, consideró probados como agravante que no hubo posibilidad de defensa por parte de ninguna de las víctimas, así como el enseñamiento, ya que sus primos presenciaron la muerte de su madre. Por el contrario, no aceptaron ninguno de los atenuantes planteados a lo largo del proceso.

Además, señalaron que Nogueira intentó huir a Brasil a razón de los hechos que había cometido, insistiendo en que no hubo arrebato.

En el único punto en el que el jurado no alcanzó la unanimidad es en la llegada de Nogueira con unas pizzas a la casa familiar. De este modo, el jurado no da por probado que el acusado se aprovechara del abuso de confianza con respecto a sus familiares para compartir las pizzas con ellos.

Por último, el jurado entendió que no procede aplicar al acusado los beneficios de la revisión de pena ni el indulto.

A pesar de que no existe todavía sentencia firme, la defensa de Nogueira, que pedía una pena de 40 años de prisión, ha confirmado su intención de recurrirla.