Interior achaca a un error humano la filtración de la operación contra ETA

La Fiscalía de la Audiencia Nacional estudia lo ocurrido al considerarlo grave, puesto que se ha podido dañar el trabajo realizado por el juez encargado del caso.

2

«Un error humano del departamento de comunicación». Ésa fue la explicación que el Ministerio del Interior dio ayer a la Fiscalía de la Audiencia Nacional que investiga los sucedido en torno a la operación de la Guardia Civil contra el frente de cárceles de ETA que fue hecha pública a través de un tuit y de un comunicado de prensa minutos antes de que se produjera.

El órgano dirigido por el fiscal jefe, Javier Zaragoza, califica lo ocurrido como grave puesto que, al adelantarse la información sobre la entrada de los miembros de la Benemérita en el local de Bilbao donde seis de los ocho detenidos celebraban una reunión, se ha podido dañar la investigación judicial que lleva a cabo el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. Por ello, la investigación del Ministerio Público tratará de aclarar lo ocurrido y estudiar si pueden derivarse responsabilidades penales de estos hechos, aunque fuentes fiscales aseguran que todo apunta a que pudo tratarse de un simple error.

En torno a las 15,00 horas del pasado miércoles, el Ministerio informó a los medios de comunicación y a través de la red social de que el Instituto Armado estaba desarrollando un operativo en el que se habían realizado varias detenciones. No obstante, media hora después Interior anulaba esta información a todos los efectos, ya que los arrestados aún no se habían producido. La operación se saldó finalmente con el arresto de ocho personas, entre ellas los abogados Jon Emparantza y Arantza Zulueta, encuadrados en el sector más duro del entorno etarra

A este respecto, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, expresó su deseo de que «se aclare» la posible filtración, aunque remarcó que «lo sustancial» es que la Guardia Civil ha asestado un «golpe muy duro» a lo que «queda de ETA en España».

«Creo que la Fiscalía está investigando lo ocurrido, porque ha pedido la información al Ministerio del Interior. Espero que este Departamento la facilite y que esto se aclare», comentó el popular.

Sin embargo, Alonso quiso hacer hincapié en el resultado de la actuación de la Benemérita, que culminó con ocho arrestos: «Hay ocho terroristas menos en la calle, porque esta gente pertenecía al aparato de ETA».

«Mientras la banda no renuncie a su objetivos políticos, que no lo ha hecho, la seguiremos combatiendo en todos los frentes, desde la Justicia, la Policía, la Guardia Civil y políticamente», enfatizó el portavoz del Grupo Popular.

Llocalizable

Por otro lado, el Instituto Armado no pudo comenzar el registro en el despacho del senador de EH Bildu, Iñaki Goioaga, debido a que el abogado estuvo todo el día ilocalizable, según confirmaron fuentes de la lucha antiterrorista. Según estas informaciones, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco exigió la presencia del senador para iniciar los trabajos.

El despacho de Goioaga está en las mismas instalaciones de la calle Elcano de Bilbao donde se encuentra el de la letrada Arantxa Zulueta, detenida dentro de la operación contra la conexión entre ETA y sus presos. Por este motivo, el magistrado encargado del caso sospecha que podría haber servido para guardar material de los arrestados. Fuentes parlamentarias explicaron que el aforamiento protege al senador de ser detenido y procesado, no de los registros

En cuanto a las inspecciones realizadas en las sedes de los abogados de la banda criminal en Bilbao y en Hernani, así como en los domicilios de los ocho detenidos, la Guardia Civil decomisó un total de 28 ordenadores, siete de ellos de sobremesa, 13 teléfonos móviles, 2.800 euros en efectivo y 42 pendrives.