Iglesias no dimite e insiste en un gobierno de coalición con Sánchez

El secretario general de Podemos asume los malos resultados en las elecciones municipales, autonómicas y europeas y afirma que no se marcha porque asumirá su “responsabilidad”

44

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, descartó dimitir por la debacle electoral de Unidas Podemos en las elecciones municipales, autonómicas y europeas este 26M, e insistió en negociar con el socialista Pedro Sánchez un gobierno de coalición desde una “posición modesta”. En una rueda de prensa en la sede del partido, Iglesias dijo que su cargo está a disposición de los inscritos “siempre” pero descartó marcharse porque, justificó, ahora le toca “asumir la responsabilidad” y negociar para que los votos a su coalición ayuden a que España tenga un gobierno progresista.

“Somos conscientes de la fuerza que tenemos, y a la hora de negociar el gobierno no vamos a poder pedir muchos elementos que nos gustaría”, respondió el líder de Podemos cuando los periodistas le preguntaron si el resultado electoral de este domingo le debilita a la hora de encarar la negociación de investidura con el presidente del Gobierno en funciones.

Pablo Iglesias admitió “sin paños calientes” que los resultados electorales del 26M son “malos”, de lo que ha hablado ya, según dijo, con algunos secretarios generales autonómicos. Podemos ha perdido todas las alcaldías del cambio a excepción de Cádiz, se ha quedado sin tener la llave de la negociación en la mayoría de las comunidades autónomas, y ha logrado seis eurodiputados frente a los 11 que Podemos e IU obtuvieron en 2014 por separado.

En las próximas semanas, Iglesias convocará un Consejo Ciudadano Estatal (CCE) para analizar estos resultados, pero su intención es centrarse ahora en la negociación de un gobierno con el PSOE y también ayudar a los candidatos autonómicos que pueden ser decisivos para lograr un gobierno de izquierdas en las Islas Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana y La Rioja.

El líder de Podemos reivindicó la importancia de “construir un bloque de gobernabilidad a todos los niveles”, y cada territorio y municipio tendrá que establecer sus propias negociaciones aunque con una advertencia: “A nadie se le escapa que nos estamos jugando el futuro de España”, aclaró.

“No vamos a plantear ningún veto pero es bueno para el futuro de España la construcción de un bloque de gobernabilidad progresista”, subrayó.

Reflexión

Tras felicitar al PSOE por sus buenos resultados, dijo que el resultado electoral en la Comunidad de Madrid debe “obligar” a ambos partidos a hacer una reflexión: “La derecha se va a unir. Cometeríamos un error gravísimo si no fuéramos responsables para ponernos de acuerdo”.

Asimismo, insistió en que él no pedirá nada que no “le corresponda” a una formación que tiene 3,7 millones de votos en las generales. De lo que sí tomó nota Pablo Iglesias, tras los malos resultados del 26M, es que “la división no suma”.

Tras la pérdida de la Alcaldía de Madrid a manos de la derecha y la imposibilidad de sumar con las izquierdas en esta comunidad, el secretario general de Podemos dijo que ha tomado nota de que “la división no suma” sino que resta y pidió a sus “aliados” que hagan lo propio, en referencia velada a su exnúmero dos, Íñigo Errejón. “Todos tenemos que hacer autocrítica.

La sensación es que la izquierda no funciona cuando nos peleamos y nos dividimos”, afirmó.