El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, durante su mitin desde Vigo. / EFE
Publicidad

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, advirtió ayer de que tanto en el Gobierno central como en los ayuntamientos se acabaron los “cheques en blanco” y avisó al socialista Pedro Sánchez de que “si usted quiere gobernar, usted tiene que negociar, tiene que transigir”.

Pablo Iglesias lanzó este aviso al presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aunque sin citarlo, durante un mitin celebrado en Vigo con Rubén Pérez, Oriana Méndez, Xaquín Pastoriza y Estela Miller, los candidatos de la Marea de Vigo al Ayuntamiento, gobernado en mayoría absoluta por el socialista Abel Caballero.

El líder de la formación morada, que quiere conformar con los socialistas un gobierno de coalición, aseguró que esta premisa “va a valer para el Estado” y también para los ayuntamientos.

“Se acabaron las épocas del ordeno y mando y se acabaron las épocas de las mayorías absolutas y los cheques en blanco”, dijo Iglesias, que considera que ahora “no se pueden seguir haciendo las cosas como se han hecho siempre, de manera autoritaria”.

El líder de Podemos reiteró que no pedirá la luna al presidente en funciones pero sí un programa de gobierno que consista básicamente en garantizar que en España la ley la cumpla “todo el mundo, no solo la gente humilde”.

Tras admitir que es consciente de la fuerza que tiene, el líder de Podemos aprovechó para insistir en la idea de que una “mayoría social” de españoles quiere que haya un gobierno de coalición progresista.

Ansias de poder

“Estamos más cerca que nunca de formar parte de un gobierno de coalición en el Estado, en muchos ayuntamientos y en algunas comunidades autónomas de nuestro país”, subrayó el líder de la formación morada.

En Galicia, de donde es originario el fundador de Inditex, Amancio Ortega, Iglesias reclamó revisar el sistema fiscal para que “los que más tienen” sean los que más impuestos paguen y también continuó insistiendo en la idea de que la sanidad pública no debe depender de las donaciones.

“A los multimillonarios les molesta el Estado, les molesta que alguien les haga pagar impuestos. Ellos no necesitan que haya sanidad pública, se pueden pagar la privada”, manifestó el líder de Podemos, que el domingo avisó de que una “democracia digna” no acepta limosnas de Amancio Ortega. Unas declaraciones que han levantado ampollas y han hecho reaccionar hasta a la Asociación contra el Cáncer.

“Es una vergüenza que en este país sean los trabajadores y los autónomos e incluso los parados a través de impuestos indirectos los que tienen que asumir toda la carga fiscal”, subrayó el líder de Podemos.