Iberia despedirá a 4.500 empleados

La compañía asegura que este plan de reestructuración tiene como objetivo mejorar resultados en 600 millones de euros

0

International Airlines Group (IAG) ha anunciado hoy un plan de reestructuración «para salvar Iberia» que incluye un recorte de plantilla en 4.500 personas, una reducción de la capacidad en un 15% y la suspensión de rutas y frecuencias no rentables, con el objetivo de mejorar los resultados en al menos 600 millones de euros para 2015 y conseguir que la compañía vuelva a lograr beneficios, según anunció el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El plan de transformación de Iberia incluye cambios estructurales permanentes en todas las áreas de negocio de la compañía. A corto plazo el plan de transformación se centrará en detener las pérdidas y conseguir que la red sea rentable. En este sentido, se suspenderán las rutas y las frecuencias que registren pérdidas, a la vez que se garantiza «una alimentación eficiente de los vuelos de largo radio que sean rentables».

31 enero, fecha límite. Se ha fijado el 31 de enero como fecha límite para alcanzar un acuerdo con los sindicatos. La compañía asegura que si no se lograse dicho acuerdo, serán necesarios «recortes mayores y una mayor reducción del tamaño y de las operaciones de Iberia, para proteger el tráfico natural de largo radio en Madrid y salvaguardar el futuro de la compañía».

Willie Walsh, consejero delegado de IAG asegura que la compañía está perdiendo 1,7 millones de euros cada día, por lo que tiene que «modernizarse y adaptarse al nuevo entorno competitivo en el que sus costes son significativamente más altos que los de sus principales competidores en España y América Latina».

Por su parte, el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, aseguró desde Londres que actualmente Iberia no es rentable y que la compañía «hace aguas por todas partes» y que esta decisión es «sensata y razonada».

Respecto a las acusaciones de que se podría estar produciendo una «absorción encubierta» de Iberia por parte de British Airways, el consejero delegado lo negó rotundamente argumentando que la compañía no ha aumentado su capacidad en Madrid desde la fusión, ni ha sustituido rutas de Iberia, ni se han producido transferencias de aviones.

Respecto a Iberia Express, el consejero delegado aseguró que es un éxito «y sabemos lo que hay que hacer para ser competitivo y poder funcionar». A este respecto asegura que seguirá existiendo «por lo menos en el formato que tiene actualmente de tamaño».