Varios efectivos de la Comunidad de Madrid custodian la zona donde fue estrangulada la mujer en Tetuán.
Varios efectivos de la Comunidad de Madrid custodian la zona donde fue estrangulada la mujer en Tetuán. / efe
Publicidad

La mujer de 47 años asesinada anoche en una vivienda del madrileño barrio de Tetuán, M.J.A.A., fue estrangulada hasta la muerte con un cable tras recibir una fuerte paliza supuestamente propinada por su expareja, informaron varias fuentes policiales. El hombre detenido la madrugada era su expareja y tenía una orden de alejamiento respecto de ella, por lo que se trataría de un caso de violencia machista, el primero que se produce este año en Madrid.

Según informaron en fuentes policiales a los medios, todo sucedió en el número 11 de la calle Goiri, en un local a pie de calle reconvertido en una vivienda. La pareja empezó a discutir y el hombre amenazó a la mujer, de origen paraguayo, que estaba hablando con un amigo por teléfono, que oyó todo lo que ocurrió.

Asfixia

El agresor golpeó reiteradamente a la víctima por todo el cuerpo, a la que acabó asfixiándola con las manos. Luego la pasó el cable del teléfono por el cuello y la colgó de un techo. El homicida huyó después del lugar de los hechos. Pero la Policía consiguió su teléfono móvil y le llamó insistentemente hasta que le convenció para que se entregara en la comisaría de Tetuán.

Se trata de un hombre de origen cubano nacido en 1970 que ha sido detenido horas después de que los servicios de emergencia recibieran una llamada a las 00.45 horas y hallasen minutos después el cadáver de la víctima, una ciudadana de origen paraguayo. La Policía le arrestó a las 2.30 horas después de convencerle para que se entregara en la comisaría de Tetúan.

Los sanitarios del Summa-112 sólo pudieron confirmar el fallecimiento de la mujer, que se encontraba ahorcada y con claros signos de violencia, según informaron a los medios de comunicación en fuentes de Emergencias 112 Comunidad de Madrid. También se desplazaron agentes de Homicidios y de la Policía Científica para recoger pruebas en la vivienda, que se encontraba toda revuelta y con manchas de sangre.

FuenteEuropa Press
Compartir