Guindos insiste en que no recibe presiones sobre el posible rescate

El ministro de Economía remarca que «se elegirá el momento más adecuado» para tomar una decisión, mientras Monti asegura que la petición de ayuda «calmaría los mercados»

1

Mucho se sigue especulando sobre la posible petición de un rescate por parte del Gobierno español a Bruselas. Más teniendo en cuenta las perspectivas negativas que han arrojado esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Standard&Poor’s (S&P) sobre la economía patria. Pero, pese a ello, el ministro de Economía, Luis de Guindos, remarcó ayer que no está recibiendo «ninguna presión» sobre la posibilidad de solicitar ayuda a las instituciones europeas.

«No me está presionando nadie», aseguró en Tokio, donde asiste a la celebración de la asamblea del FMI y del Banco Mundial.

El popular insistió en que «se elegirá el momento más adecuado para tomar una decisión en un sentido o en otro». «El programa de compra de deuda del BCE es algo que no tiene fecha de caducidad», añadió al respecto.

De Guindos abundó en este sentido al asegurar, en referencia a la reciente rebaja de la calificación de España por parte de la agencia de calificación S&P, que el Ejecutivo de Mariano Rajoy «no se va a mover en función de las agencias de rating».

Así, reiteró que en la decisión sobre una eventual demanda de ayuda externa pesarán «los intereses de España de la zona euro». «Es lo que se tendrá en cuenta, en ningún caso cuestiones políticas o el diferencial».

Según el agregó, se trata de una cuestión en la que hay que ser extremadamente prudentes y tener todos los elementos».

De Guindos también se refirió a la consideración realizada por el FMI para que se otorgue un mayor plazo a determinados países europeos para que cumplan con los objetivos de déficit. «Que la Comisión revise un poco el calendario de reducción del déficit es algo que ya forma parte del planteamiento general», apuntó.

Pero, aunque el ministro asegure que no recibe ninguna presión, el premier italiano, Mario Monti, vino a meter prisa a España, al indicar que una solicitud del rescate por parte de Madrid podría «calmar a los mercados financieros».

Para Monti, existen «dos líneas de pensamiento» sobre lo que sucedería si Rajoy reclamara la ayuda. «Se dice que los especuladores, como una manada de lobos, se moverían a otros países», indicó. «Pero si el sistema existe y funciona, imagino que ello haría que la especulación del mercado fuera menos agresiva», agregó.

Mientras, el BCE podría activar su programa de compra de bonos para ayudar a España en cuanto Madrid firme un acuerdo con el fondo de rescate de la zona euro, sin esperar a que el dinero del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) sea desembolsado, según fuentes del instituto emisor.

En este sentido, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, consideró que la fórmula que mejor podría ajustarse a una potencial petición de ayuda por parte de España, en el caso de que ésta llegara, sería la concesión de una línea de crédito preventiva del MEDE con capacidad de adquirir deuda soberana en el mercado primario.

Eso sí, también subrayó que Rajoy no ha presentado ninguna solicitud, añadiendo que, en caso de que la petición llegara, «la CE está lista para actuar tan pronto como se produzca».