La exposición permitirá ver por primera vez fuera de Nueva York un gran número de obras.
La exposición permitirá ver por primera vez fuera de Nueva York un gran número de obras. / EFE
Publicidad

El Museo Guggenheim Bilbao presentó ayer la exposición ‘De Van Gogh a Picasso. El legado Thannhauser’, una selección de 50 obras pertenecientes al legado del coleccionista Justin Thannhauser (1892-1976) a la Fundación Solomon R. Guggenheim y que permitirá ver por primera vez fuera de Nueva York desde 1965 un gran número de obras .

Con el patrocinio en exclusiva de la Fundación BBVA, la exposición incluye obras de 13 de los maestros de las vanguardias de primeros del siglo XX, como Paul Cézanne, Edgar Degas, Édouard Manet, Pablo Picasso y Vincent van Gogh, entre otros.

El recorrido incluye objetos personales y relacionados con su actividad como mecenas, desde fotografías de su propia residencia o de las galerías a visados catálogos, cuadernos de notas e invitaciones de la época para las exposiciones organizadas.

Entre las obras expuestas se encuentran dos cuatros que han sido sometidos a un proceso de restauración, una de Vincent Van Gogh de 1887 y otra de Édouard Manet fechada en 1880. La muestra ha sido comisariada por Mdegan Fontanella y permanecerá abierta al público en el museo bilbaíno desde la jornada de hoy y hasta el día 24 del mes marzo del próximo año 2019.

Thannhauser era hijo del marchante de arte judío alemán Heinrich Thannhauser, quien fundó la Moderne Galerie en Múnich en el año 1909. Desde temprana edad, el mecenas trabajó con su padre en la galería y allí entró en contacto con conocidos artistas impresionistas y posimpresionistas franceses a través de las exposiciones que se organizaban en la galería paterna con bastante regularidad.

Las obras han sido dispuestas en tres de las salas ubicadas en la tercera planta del museo. En palabras del director de la pinacoteca, Juan Ignacio Vidarte, “esta presentación histórica de la Colección Thannhauser no solo recorrerá el desarrollo del arte moderno a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, sino que pondrá de relieve el inquebrantable apoyo hacia el arte experimental de la familia Thannhauser”.

Aparte de la galería abierta por su padre, Justin Thannhauser abrió una segunda en Lucerna en el año 1919 y ocho años más tarde, trasladaron su sede de Múnich a Berlín, donde el marchante organizó grandes exposiciones de artistas como Paul Gauguin, Henri Matisse o Claude Monet, después de haber expuesto grandes obras del malagueño Pablo Picasso y Vincent Van Gogh en años anteriores.

FuenteEuropa Press
Compartir