Goirigolzarri no se esperaba que el rescate afectaría a 4.500 empleos

Goirigolzarri declaró ayer como testigo en el juicio por la salida de la entidad bancaria a bolsa • La reestructuración supuso la aplicación de un ERE y el cierre de mil oficinas

72
Goirigolzarri explicó que no tenía informaciones directas sobre la entidad en el momento de ser nombrado presidente.
Goirigolzarri explicó que no tenía informaciones directas sobre la entidad en el momento de ser nombrado presidente. / E-p. [Grupocanarias] Declaraciones José Ignacio Goirigolzarri En Las Palmas De Gran Canaria (Foto de ARCHIVO) 31/10/2018
Publicidad

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, aseguró que no se esperaba que el rescate que pidió el Gobierno español a sus socios comunitarios para recapitalizar el sistema financiero español, encabezado por Bankia, motivase una reestructuración de la entidad de tal magnitud como la que tuvo que acometer, que implicó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectó a unos 4.500 empleados de la entidad.

Así lo afirmó Goirigolzarri durante su comparecencia como testigo en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011, que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid).

Sobre el conocimiento que tenía de la entidad en el momento de su nombramiento el 9 de mayo de 2012, Goirigolzarri explicó que contaba con el que podía obtener de los medios de comunicación.

“Sabía y conocía los problemas del sistema bancario español, conocía los problemas de Bankia desde fuera, el famoso informe del FMI, conocía que se habían presentado unas cuentas a la CNMV que no estaban auditadas y conocía los rumores que había en el mercado, pero información directa no tenía”, indicó.

rescate financiero

Aun contando con esta información, reconoció que no se esperaba que a raíz del rescate financiero de 100.000 millones de euros que el Gobierno de Mariano Rajoy solicitó a Bruselas, de los que finalmente usó unos 42.000 millones —la mitad se destinaron a Bankia—, tuviese lugar ERE que afectó a unos 4.500 empleados de la entidad y el cierre de mil oficinas bancarias.

“Si a mí me llegan a decir el 7 de mayo de 2012 que íbamos a tener un plan de reestructuración aprobado por Europa en noviembre que nos obligaba a un ERE de 4.500 personas, a cerrar 1.000 de las 3.000 oficinas y que los preferentistas se verían obligados a un gran descuento para participar en la capitalización de Bankia, me hubiera sorprendido, la verdad, no hubiera esperado nada de eso, pero a eso nos tuvimos que enfrentar”, manifestó.