Trabajadores del INAEM durante una de sus protestas por la fusión. / efe
Trabajadores del INAEM durante una de sus protestas por la fusión. / efe
Publicidad

El Gobierno anuló ayer el Real Decreto que contempla la fusión del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela, que fue aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy el pasado mes de abril.

Tal y como anunció ayer la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el Ejecutivo ha aprobado un Real Decreto que deroga el Real Decreto que acordaba esta fusión. La entrada en vigor de esta norma estaba pendiente de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2018, a los que el Congreso dio luz verde definitiva el jueves.

Según informó el Ministerio de Cultura y Deporte en un comunicado, en un plazo de 15 días desde la entrada en vigor de este Real Decreto se pondrá en marcha un Grupo de Trabajo que tendrá como objetivo el estudio de la reforma de los centros artísticos dependientes del INAEM.

De esta forma, se pretende mejorar la gestión de este organismo autónomo vinculado al Ministerio de Cultura y Deporte y adaptarlo a la naturaleza de sus actividades, potenciando también la labor de difusión nacional e internacional de las artes escénicas y musicales que tiene entre sus fines.

Presidido por el titular de la Dirección General del INAEM, integrarán el Grupo de Trabajo representantes del Ministerio de Cultura y Deporte, de las centrales sindicales y de los centros de creación artística del INAEM. Además, se podrá recabar la colaboración de expertos, interlocutores sociales, entidades y organizaciones públicas y privadas, teniendo voz, pero no voto en las deliberaciones del Grupo.

El Real Decreto establece que el Grupo de Trabajo analizará varias cuestiones como el régimen jurídico y organigrama más adecuados para los fines y actividades de los unidades de producción del INAEM; la dotación de recursos humanos y económicos; o los mecanismos para la obtención de ingresos y recursos propios, como el patrocinio, el mecenazgo, las tasas y precios públicos.

Asimismo, también se abordarán asuntos como las modalidades de contratación del personal y los convenios y acuerdos laborales; la racionalización y organización del trabajo en sede y en gira; la estructura retributiva; la difusión digital y retransmisión de los espectáculos o la modernización de las infraestructuras y equipamientos del INAEM, entre otros temas.

El resultado del análisis de todos estos temas se reflejará en un informe de conclusiones que deberá emitir el Grupo de Trabajo, cumpliendo el principio de transparencia de la actuación administrativa.

Incertidumbres jurídicas

El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, tomó la decisión de anular la fusión del Real y la Zarzuela a los pocos días de asumir su cargo tras reunirse con los protagonistas de las partes interesadas y después de analizar las incertidumbres jurídicas, técnicas y operativas que implicaba la fusión propuesta, sobre todo en relación con la subrogación de los trabajadores.

Precisamente, desde el anuncio de esta fusión, que se filtró a la prensa el pasado mes de marzo, los trabajadores del INAEM han convocado varios paros y concentraciones para protestar por lo que consideraban una “privatización” y por la modificación de las condiciones laborales de sus trabajadores.

Recientemente, el presidente del Teatro Real, Gregorio Marañón, señaló que la anulación de esta fusión permitirá al coliseo madrileño la “plenísima dedicación” a su proyecto.

Asimismo, señaló que durante su reunión con Guirao le trasladó deseo de tener “mayor certidumbre” y, por tanto, “dejar el proyecto de lado” para poder dedicar atención al Teatro Real.

Sobre este tema, Marañón se mostró convencido de que “la institución pública con los dos teatros suma y no resta”, pero también señaló que ese “entusiasmo” se ha diluido y el coliseo ahora está concentrado en su programación.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir