Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo Isabel Celaá (c), y de Economía Nadia Calviño.
Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), ministra de Educación y portavoz del Ejecutivo Isabel Celaá (c), y de Economía Nadia Calviño. / EFE
Publicidad

La ministra de Economía, Nadia Calviño, presentó ayer el nuevo cuadro macroeconómico, que contempla una revisión a la baja de una décima tanto del crecimiento previsto para este año, que se sitúa en el 2,6%, como el de 2019, en el 2,3%.

Así lo avanzó Calviño en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario, en la que detalló el cuadro macroeconómico que acompañará al plan presupuestario de 2019 que el Gobierno remitió este mismo lunes a Bruselas, sobre el que afirmó que recoge unas previsiones “prudentes”, que se encuentran en los “límites inferiores” de los rangos de previsiones de organismos nacionales e internacionales.

Calviño explicó que la rebaja de las previsiones se debe al comportamiento menos favorable del inicialmente previsto en la demanda externa, que restará una décima de crecimiento este año y no aportará nada el próximo año.

Cuadro macroeconómico

Además, indicó que el borrador presupuestario incluye el impacto de la variación del precio del petróleo y los cambios en Contabilidad Nacional realizados por el INE, tras revisar a la baja el crecimiento del primer trimestre.

El cuadro macroeconómico contempla una aportación de la demanda nacional del 2,7% y el 2,3% en 2018 y 2019, con un alza de las exportaciones del 3,2% y el 3,4%, respectivamente, inferior al previsto para las importaciones (4% y 3,8%, en cada caso).

A pesar de esta rebaja del crecimiento previsto, el Gobierno ha mantenido las previsiones de empleo contempladas inicialmente, con lo que se mantiene en el 15,5% la tasa de paro para este año y en el 13,8% para 2019.

La ministra indicó que el escenario macroeconómico se encuentra dentro de la horquilla de crecimiento que se venía considerando desde hace tiempo, si bien apuntó que se seguirán de forma “muy atenta” los posibles riesgos a nivel internacional, como las tensiones en los mercados emergentes o el brexit.

Con estas cifras, el Ejecutivo calcula un alza del PIB nominal del 3,9% este año y del 4,1% el próximo, y es que, según Calviño, las medidas incluidas en el borrador presupuestario, con unos ingresos d e 5.678 millones y unos gastos previstos de 5.098 millones, tendrá un impacto “neutro” en el crecimiento real de la economía española en 2019.

Compromisos

De hecho, Calviño anunció que en 2019 se alcanzará por primera vez superávit primario, ya que la ratio de deuda/PIB se reducirá este año y el próximo el doble que en los tres años anteriores.

Según sus cálculos, se registrará una reducción estructural del déficit público de 0,4 puntos porcentuales de PIB. Los objetivos del Gobierno detallados por la ministra de Hacienda María Jesús Montero, cuya senda ya fue rechazada por el Congreso a finales de julio, plantea un déficit del 2,7% este año, cinco décimas más que la senda del Ejecutivo de Rajoy, un 1,8% para 2019 (cinco décimas más), un 1,1% para 2020 (ocho décimas más) y cuatro décimas en 2021, frente al superávit estimado antes.

Con esta senda, Calviño informó de que la deuda pública bajará 1,5 puntos porcentuales, pasando del 98,1% de 2017 al 95,5% a finales de 2019.

De esta forma, Calviño quiso mostrar la “determinación” del Gobierno para “continuar, mantener y si cabe reforzar” la disciplina presupuestaria, aumentando la corrección del déficit y reduciendo de forma “más decidida” la deuda pública.” “Es un compromiso de España”, sentenció la titular de Economía.