Imagen del edificio de investigaciones científicas destrozado por ataque de EEUU, Francia y Reino Unido en Damasco.
Imagen del edificio de investigaciones científicas destrozado por ataque de EEUU, Francia y Reino Unido en Damasco. / efe
Publicidad

El Gobierno emitió ayer un comunicado en el que asegura que la acción llevada a cabo por Estados Unidos, Francia y Reino Unido en Siria es “una respuesta legítima y proporcionada”, que “debe enmarcarse en la utilización de armas químicas por el régimen sirio contra la población civil”.

“Un ataque con armas químicas es un crimen contra la Humanidad”, recoge el comunicado. El Gobierno sostiene que los responsables de este ataque químico y de otros previos “deben ser sometidos a la justicia” y lamenta “la paralización” del Consejo de Seguridad en esta cuestión.
Según el Ejecutivo español, es preferible “siempre” la acción internacional concertada a las acciones unilaterales, pero apunta a que cuando estas suceden deben ser “proporcionadas”. “Como ha sido el caso en esta ocasión”, añade.

El Gobierno insta a quienes apoyan el régimen sirio a ejercer “toda la presión necesaria” para evitar ataques sobre la población civil y tacha de inaceptables y de “gravedad extrema” las “continuas violaciones del alto el fuego” en este país.

Proceso de transición

Por ello, asegura que solo un proceso político de transición encabezado por Naciones Unidas, como se ha recogido en las resoluciones del Consejo de Seguridad, puede traer “la paz definitiva” a Siria.

“España apoya completamente ese proceso como única forma de acabar con imágenes como la que hemos visto estos días de niños muriendo entre sufrimientos atroces. Nada justifica algo así”, concluye el comunicado.

Por su parte, la Organización No Gubernamental Save the Children ha pedido al Gobierno que “se implique y lidere” la búsqueda del cese de la violencia en Siria y “trabaje de forma urgente” junto a Naciones Unidas para “frenar la escalada militar”.

“Hay cinco resoluciones del Consejo de Seguridad, aprobadas por unanimidad, que permitirían que si las partes cumplen con lo acordado se acabase con el conflicto. Los esfuerzos de la comunidad internacional y del Gobierno de España deben centrarse en hacer posible el cumplimiento de esas cinco resoluciones”, reclama la ONG en un comunicado.

“Por esta razón”, continúa la nota, “Save the Children pide al Gobierno español que lidere junto a otros países que han decidido no participar militarmente en estos ataques la apertura de un espacio mediador y facilitador que permita el cese inmediato de la escalada militar en Siria”.

Siete años de guerra han dejado más de 400.000 muertos, 5,5 millones de personas obligadas a refugiarse en otros países y 12 millones de desplazados internos. Además, según alerta Save the Children, la mitad de las escuelas en el país han sido destruidas y 2,5 millones de niños no tienen acceso a la educación.

La organización, que opera activamente en el conflicto sirio, pide al Gobierno la apertura de las fronteras para “acoger a todos los niños refugiados” y que lidere, frente a la comunidad internacional, la protección a los más pequeños.