Garamendi aboga por mantener la moderación salarial y apuesta por una CEOE más transparente

El candidato a la presidencia de la CEOE y nuevo presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, cree que la situación económica recomienda mantener la senda de moderación salarial, aunque recuerda que la postura que adopte la CEOE-Cepyme y el nuevo acuerdo marco sobre negociación colectiva, que previsiblemente pactará la patronal con los sindicatos antes de final de año, serán decisión última de su Comité Ejecutivo y Junta Directiva.

Sobre la organización que espera presidir, Garamendi afirma que sus objetivos para mejorarla pasan por introducir “más participación, transparencia e indepedencia” a la patronal, a fin de “recuperar el prestigio” que ha podido perder en los últimos años.

El nuevo presidente de Cepyme, que se presenta a las elecciones del próximo 17 de diciembre en CEOE con ilusión, ganas y “juego limpio”, pretende abrir un debate interno en la patronal “sano y natural”, y no le gusta nada que se utilicen las palabras sector crítico u oposición para definir su candidatura. “Me espantan esas palabras, porque no es sector crítico ni oposición. Es alternativa”, explica.

Objetivos

Los objetivos que se marca este empresario vizcaíno de 56 años si gana los comicios pasan, en primer lugar, por lograr una mayor participación dentro de la organización, algo que echa en falta en la gestión de Juan Rosell, presidente de la CEOE durante los últimos cuatro años y candidato a la reelección.

El segundo objetivo de Garamendi es lograr que la CEOE sea “muchísimo más transparente”, tanto hacia fuera como hacia dentro, y el tercero y más importante, a su entender, es ganar en independencia a la hora de defender los intereses de las empresas, pero con lealtad institucional. “La CEOE tiene que ser la primera que tiene que estar al lado de las instituciones, de la Corona, del Gobierno, empujando como uno más, pero como sociedad civil”, afirma.

Estos tres objetivos concluyen en un punto central, según explica Garamendi: el de recuperar el prestigio que tenía CEOE antes y que ha perdido “en cierta medida” por ceder terreno en estos tres campos: participación, transparencia e independencia.

FuenteEuropa Press 
Compartir