El presidente del PP, Pablo Casado, durante su rueda de prensa.
El presidente del PP, Pablo Casado, durante su rueda de prensa. / efe
Publicidad

La jueza de Instrucción número 51 de Madrid ha elevado al Tribunal Supremo el caso en el que investiga las presuntas irregularidades en el máster que realizó en el curso 2008/2009 el presidente del PP, Pablo Casado, en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC).

Así consta en un auto fechado ayer, en el que la magistrada Carmen Rodríguez-Medel acuerda elevar exposición motivada a la Sala Segunda del Tribunal Supremo en lo relativo a la pieza ‘C’ del denominado ‘caso Máster’.

Contra esta resolución, cabe recurso de reforma. Si sigue adelante, la Sala pedirá un informe a la Fiscalía del Alto Tribunal para que se pronuncia al respecto.

Tras ello, decidirá si asume la causa y si cita a Casado como investigado sobre este asunto. La Sala podría empezar a mover el tema en agosto, pero en casos anteriores como en la investigación sobre los ERE de Andalucía lo hizo en septiembre.

La juez esgrime en su auto que realiza el traslado de la pieza al Supremo al estar “agotada la instrucción” en todo aquello que no implica actuaciones procesales a realizar con el aforado, “siendo necesario garantizar sus derechos” ante “la indiciaria responsabilidad penal”.

Por ello, entiende que procede “elevar exposición delimitando el alcance objetivo y subjetivo de los hechos, los indicios racionales de criminalidad que los sustentan, los indicios que podrían acreditar su atribución a la persona aforada y su calificación jurídica, todo ello a los estrictos efectos de esa exposición y con el carácter provisional que preside la fase procesal instructora en que se encuentra la causa”.

Dentro de esta investigación, la magistrada solicitó la vida laboral y política de Casado. Además, pidió a la universidad que le remitiera expedientes de otros másteres para comprobar si las convalidaciones de créditos de Casado y las otras tres alumnas investigadas eran frecuentes o excepcionales.

Asimismo, la jueza ha reclamado al Tribunal Supremo que cite como investigado a Casado, al sospechar que el título del máster pudo ser “un regalo” por su “especial relevancia política”, lo que implica que podría haber incurrido en un delito de prevaricación administrativa y cohecho impropio.

“En ningún caso se puede tratar de regalo a algo que sencillamente no se tiene”
pablo casado

Lo hace ante la sospecha de que Casado, junto a un grupo de alumnas con vínculos políticos o personales con miembros de la universidad, pudieron conseguir el título como “regalo o prebenda sin mérito académico alguno” por parte del director de estos estudios, el catedrático y exdirector del Instituto de Derecho Público, Enrique Álvarez Conde.

En la exposición razonada para remitir esta pieza separada al Supremo, la magistrada considera que a Casado se pudo aplicar una convalidación de créditos para obtener el título de “oficio”, no por iniciativa del alumno.

Trato de favor

A su vez, considera que Casado y otras tres alumnas tuvieron un trato de favor a tenor de lo que se les exigió para las calificaciones con respecto a un grupo de alumnos “ordinarios”, que sí fueron a clase y entregaron diversos trabajos, alguno de investigación.

El actual líder del PP manifestó que tenía dispensa para acudir a clase y mostró en una comparecencia en abril cuatro trabajos con los que obtuvo las calificaciones que le dieron el título, todos ellos con la nota de sobresaliente.
Por ello, pide que Casado sea llamado al procedimiento “a fin de que sea oído como investigado, con debida asistencia letrada y todos los derechos previstos” en el ordenamiento jurídico.

También reclama que acredite su “efectiva realización” de actividad académica para ser calificado en los 20 créditos del máster no reconocidos y en su caso la remisión al personal docente de la URJC en ese curso académico 2008-2009.
Para ello, ve conveniente que aporte el ordenador portátil antiguo que en su comparecencia pública dijo conservar a fin de que por la Policía judicial se realice “la oportuna pericial sobre la antigüedad y modificaciones realizadas en el documento informático que sirve de soporte a los trabajos para ser evaluados en este máster”.

De la instrucción, la juez da por indiciariamente acreditado que la manera de otorgar el título de máster al grupo escogido de alumnos se basaba “en calificarles sin trabajo ni actividad académica”.